Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puig advierte de que 72 municipios valencianos están al borde de la desaparición

La Generalitat lanza un plan para frenar la despoblación de “comarcas enteras”

El president de la Generalitat, Ximo Puig, en el centro, durante la reunión para abordar la Agenda Valenciana Antidespoblación
El president de la Generalitat, Ximo Puig, en el centro, durante la reunión para abordar la Agenda Valenciana Antidespoblación EFE

El presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha advertido este martes de que hay 72 municipios de la comunidad autónoma al borde de la desaparición. Y que el problema de la despoblación es "mucho mayor" a medio plazo, porque afecta a "comarcas enteras que están en peligro".

Puig ha presentado la Agenda Valenciana Antidespoblamiento, un plan abierto a diversas instituciones y organizaciones de la sociedad civil que incluye medidas de estímulo económico y fiscales para contribuir a frenar la sangría que padecen parte de los 542 municipios valencianos. El fenómeno afecta especialmente a zonas del interior y de la provincia de Castellón.

El presidente valenciano ha señalado que la imagen "que se tiene en España" sobre la Comunidad Valenciana solo tiene un reflejo real en el litoral, donde hay una importante densidad de población. "El problema es que en el 80% del territorio vive solo un 20% de la población. Existe un desequilibrio de población que afecta a la calidad de la vida de las personas y genera desigualdades".

Además de frenar el proceso, la agenda tiene el objetivo de visibilizar el hecho de que también la Comunidad Valenciana tiene zonas propias de "la Siberia española", comarcas escasamente pobladas con núcleos urbanos dispersos. Se trata de un criterio del que se benefician otras comunidades en el actual sistema de financiación autonómica cuya revisión está en marcha.

El plan impulsado por la Generalitat fija como aspecto prioritario mejorar la movilidad  —Puig ha señalado que cuesta tres horas ir en tren de Camporrobles a Valencia, "el doble que a Madrid"—. Así como la mejora de los servicios sanitario y financiero y un tratamiento fiscal de "discriminación positiva" hacia estas zonas.

Puig ha señalado que será la comisión interdepartamental de la Generalitat la que concretará las medidas tributarias adecuadas. "Se trata de no poner más barreras a las actividades que se han venido haciendo en estas zonas". Además de beneficios fiscales, el presidente ha planteado que algunas actividades, como la ganadera, deberían tener una mayor flexibilidad regulatoria, sin dejar de garantizar la seguridad alimentaria, como sucede "en otras partes de Europa con buen resultado".

La Generalitat prevé fomentar iniciativas para la diversificación económica, la introducción de las tecnologías de la información y la comunicación, el impulso de las agrupaciones empresariales y de centros educativos.

La agenda se abordará junto a los Ayuntamientos en la Federación Valenciana de Municipios y Provincias, y el Consell pedirá a las universidades que contribuyan a buscar a implantar medidas, además de buscar la implicación de organizaciones empresariales, sindicatos y actores locales.

En el primer trimestre del año que viene la Comunidad Valenciana acogerá un congreso contra la despoblación en el que participarán desde representantes de los municipios afectados hasta "un panel de expertos europeos", ha indicado Puig.

Más información