Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Referéndum demoscópico

Es sorprendente comprobar que un 42% de los que están dispuestos a votar Ciudadanos y una cuarta parte de los que votarían PP admiten querer un referéndum sobre la independencia

No hay mejor método para saber qué opina la sociedad que las encuestas basadas en elevados estándares de calidad, como las que hacen los organismos públicos encargados de analizar la evolución de la opinión pública. Hace pocas semanas, el Centro de Estudios de Opinión (CEO) presentó el primer Barómetro de Opinión Política de 2017 y, en esta ocasión, se encargó a la empresa GESOP que pusiera el sello de calidad científica de la encuesta. Por primera vez en un barómetro del CEO se pregunta a los catalanes si están a favor de un referéndum unilateral, de un referéndum acordado con el Gobierno español o en contra de todo referéndum sobre la independencia de Cataluña, así como cuál sería su comportamiento en caso de convocarse unilateralmente. Hay respuestas sorprendentes y, en algunos casos, paradójicas e incómodas para determinadas formaciones políticas.

El CEO sitúa la cifra de catalanes partidarios del referéndum (unilateral o pactado) en el 74%, pero es relevante constatar que más de la mitad de los que no son independentistas (51,7%) también afirma estar a favor de realizar un referéndum. Quizás el dato más novedoso de este primer barómetro de 2017 es que la mitad de los catalanes está a favor de convocar un referéndum unilateral sobre la independencia de Cataluña (el 50,3%), a los que hay que añadir el 23,3% que prefiere un referéndum acordado con el Gobierno español. La opción unilateral, que es probablemente la que adoptará el Gobierno de Puigdemont, la apoya el 70% de los catalanes favorables al referéndum (incluso el 16,5% de los contrarios a la independencia y el 48% de los que no saben o no responden a la pregunta sobre si desean una Cataluña independiente).

Es sorprendente comprobar, por ejemplo, que un 42% de los que hoy están dispuestos a votar Ciudadanos en unas elecciones al Parlament y una cuarta parte de los que votarían PP admiten querer un referéndum sobre la independencia acordado con el Gobierno español. También resulta chocante y contradictorio con los postulados de la dirección del PSC confirmar que más de mitad (el 53%) de los que optarían por votar a los socialistas desean celebrar un referéndum y que casi una quinta parte incluso aprueba el referéndum unilateral. Finalmente, la encuesta del CEO muestra una gran distancia entre lo que defienden los diputados de Catalunya Sí que es Pot (CSQP) y sus bases electorales: casi la mitad (48%) de los que votarían a esta formación política o a sus nuevas siglas es partidaria de un referéndum unilateral para que el pueblo catalán pueda decidir sobre su futuro.

¿Y qué harían los catalanes si Puigdemont, cumpliendo su compromiso y desoyendo las amenazas del Gobierno de Rajoy, convocara un referéndum unilateral? El CEO también responde y los datos son reveladores. De entrada, una gran mayoría de catalanes (el 73%) iría a votar y ello, teniendo en cuenta que la campaña por el referéndum todavía no ha empezado, permite aliviar una de las mayores preocupaciones que tiene el Gobierno de Cataluña: la participación. Es evidente que todavía desconocemos qué medidas políticas o judiciales se tomarán en el futuro, y de qué manera los acontecimientos de los próximos meses condicionarán el comportamiento de los catalanes, pero que en el actual contexto de enfrentamiento entre Gobiernos tres de cada cuatro catalanes indiquen que están dispuestos a participar en un referéndum unilateral organizado por el Gobierno de Cataluña es una cifra muy elevada que nadie podía imaginar antes de la aparición del barómetro del CEO.

Por electorados, los datos han generado estupor en las filas de los llamados partidos unionistas. La mayoría de los que afirman que si mañana se celebrasen elecciones al Parlament de Cataluña votarían Ciudadanos (el 57%), PSC (el 60%) o PP (el 68%) también participarían en un hipotético referéndum convocado por Puigdemont sin el acuerdo del Gobierno español. En el caso de los electores de CSQP o de su nueva marca electoral se aprecia, una vez más, una discordancia evidente con la antiunilateralidad y el antiindependendentismo manifestado por varios líderes de la nueva izquierda. El 73% de los futuros votantes de la confluencia de izquierdas participaría en un referéndum unilateral, un 34% votaría a favor, un 28% en contra y un 10% en blanco (un 8% sigue indeciso).

Ante estos resultados, unos utilizarán el manido recurso de afirmar que simplemente se trata de una encuesta, mientras otros apelarán a su incuestionable cientificidad.

Jordi Matas Dalmases es catedrático de Ciencia Política de la UB.