Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los padres de la guardería clausurada buscan un nuevo centro

Un centro privado de Guinardò abre una nueva línea y acoge a 20 alumnos

Madres y padres en las puertas del centro
Madres y padres en las puertas del centro

La guardería privada Sant Agustí, en el número 93 de la calle Indústria, en el distrito barcelonés del Eixample, quedó clausurada ayer, tal y como anunció el propio centro a los padres de sus alumnos el pasado miércoles. Un camión de mudanzas se llevó, por la tarde, el material escolar que quedaba dentro del local antes de proceder al desahucio judicial.

En vísperas de las fiestas de Semana Santa, la dirección comunicó el cese de la actividad a los progenitores de medio centenar de bebés —de entre cinco meses y dos años— que tuvieron que buscar alternativas a la histórica guardería en cuestión de días. Los padres protestaron y pusieron los hechos en conocimiento del Instituto Municipal de Educación de Barcelona que intentó recolocar a los alumnos en otros centros privados.

Ayer, una veintena de los niños pudieron reemprender su formación en la guardería Pas a Pas del barrio del Guinardò. Su directora, Mónica Berrio, informaba de que el mismo día que los padres de la Sant Agustí “recibieron las cartas, se pusieron en contacto con nosotros para ver si era posible que el grupo de P2 acabara el curso juntos. Tenemos mucho espacio y decidimos acoger a todo el grupo y a su tutora para que los niños no notaran el cambio”. Su guardería ha acogido a 17 niños de dos años, a dos bebés de menos de un año y a uno de un año.

La histórica guardería Sant Agustí llevaba 65 años abierta en el mismo local, ayer quedó clausurada.