Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat asume la gestión del Hospital Sant Joan de Reus

El Ayuntamiento pierde el control del centro, acuciado por las deudas y la corrupción

Imagen de uno de los accesos al hospital Sant Joan de Reus.
Imagen de uno de los accesos al hospital Sant Joan de Reus.

El Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) toma las riendas del Hospital Sant Joan de Reus. El consejero de Salud, Antoni Comín, anunció este martes que el CatSalut pasa a poseer un 55% de la propiedad del controvertido, y deficitario, centro sanitario y, por lo cual, el peso del Ayuntamiento en la gestión del equipamiento se reduce hasta un 45%. “Estamos ante una gran noticia para Reus y para todo el sistema de salud en Cataluña”, quiso destacar el consejero.

Comín se desplazó a Reus y compareció acompañado del alcalde, Carles Pellicer, y de la presidenta del Hospital, Noemí Llauradó. La absorción por parte de la Generalitat de la joya de la corona del holding Innova se presenta como un acuerdo entre partes para dotar de mayor eficacia la gobernabilidad del hospital pero, en realidad, se trata de un rescate para tratar de mantener a flote un transatlántico que naufraga en un mar de deudas. El centro sanitario cerró 2016 con un agujero de 8,4 millones de euros. Sagessa, la empresa municipal que lo gestiona y que es investigada por corrupción en el marco del caso Innova, anunció un plan de viabilidad pero sin concretar ninguna medida.

La Generalitat ha pasado a la acción y ha puesto las bases para la creación de una entidad pública conjunta que está previsto que entre en funcionamiento a partir del 1 de enero de 2018. El plan debería servir para solucionar las dificultades financieras que tiene el hospital y que, según la Generalitat, viene derivada de una inversión que era “imprescindible” en su momento.

El consejero Comín apuntó que la fórmula elegida dota de crédito financiero al equipamiento y transmite tranquilidad a una plantilla que estaba muy inquieta ante la posibilidad de que Sagessa optara por renegociar el convenio colectivo y dejar de pagar algunos complementos salariales. Salut insiste en que la maniobra adoptada en Reus copia la fórmula de gestión compartida que rige en el Hospital del Mar de Barcelona, el Hospital de Terrassa, el Parque Taulí en Sabadell, el Hospital de Vic, el Hospital de Mataró y el Hospital de Igualada. Según la Generalitat, Reus contará con una “situación de normalidad”.