Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exdiputado de CiU se presenta como “víctima” en el ‘caso Palau’

Jaume Camps dice que solo cobró como abogado de Ferrovial y Millet, pero niega haber sido mediador en el pago de comisiones

El exdiputado de CiU Jaume Camps a su salida del juicio por el caso del Palau de la Música.
El exdiputado de CiU Jaume Camps a su salida del juicio por el caso del Palau de la Música. EFE

Jaume Camps, abogado y exdiputado de Convergència i Unió (CiU) ha declarado este lunes como testigo en el caso Palau. Aunque bien podría haberlo hecho como acusado: Camps estuvo imputado en la causa por haber actuado como "intermediario" en el presunto pago de comisiones ilegales de Ferrovial a Convergència a cambio de la adjudicación de obra pública. Hace dos años, sin embargo, fue exculpado de la causa, pero solo porque el delito había prescrito. En su declaración, se ha presentado como "víctima" y ha negado que los pagos que recibió tuvieran vinculación alguna al pago de mordidas.

 

"Yo soy una víctima entre comillas. Jamás debí estar imputado, pero se han dado una serie de circunstancias", ha dicho Camps a preguntas del fiscal del caso, Emilio Sánchez Ulled. Camps ha argumentado que es víctima por "haber sido abogado de Ferrovial y fundador de Convergència" y ha recordado que jamás desempeñó "cargos en los gobiernos" de Jordi Pujol. La presidenta del tribunal, Montserrat Comas, le ha interrumpido: "Usted no viene como víctima de nada, viene como testigo para decir lo que sabe".

 

Camps ha insistido en que todos los pagos recibidos por el expresidente del Palau Fèlix Millet y Ferrovial (fue abogado de ambos) están relacionados exclusivamente con su actividad profesional. Las cantidades cobradas están facturadas de forma legal y tributadas a Hacienda. "Conocía el talante de Millet. Y por ese conocimiento profundo nunca percibí de él, ni directa ni indirectamente, ni un solo euro que no fuera en factura y el correspondiente IVA".

 

Las anotaciones halladas en las agendas de Millet mencionan multitud de reuniones con Camps y de pagos que la Fiscalía vincula al pago de comisiones. Camps ha afirmado que no conoce las anotaciones ("solo las puede aclarar la persona que las hizo") y ha subrayado que "no merecen credibilidad", ya que la mayoría de ellas no se produjeron. El abogado ha negado haberse reunido con tesoreros de Convergència; solo lo hizo en una ocasión con Millet y con el directivo de Ferrovial Pedro Buenaventura, pero a propósito de las obras de reforma del Palau.

 

El exdiputado convergente había sido "durante 30 años" abogado particular de Millet y también de la constructora. Ante las desavenencias por las obras de reforma, decidió participar en una reunión como "árbitro amigable y componedor" para llegar a un acuerdo. "Intenté arreglarlo. Y lo arreglamos".

 

Camps ha negado haber participado en una de las reuniones que más se ha citado durante las sesiones del juicio por el caso Palau, que concluirá previsiblemente en junio. La Fiscalía sostiene que, en 2005, los máximos responsables del Palau de la Música (Fèlix Millet y Jordi Montull) mantuvieron una reunión en el hotel Diplomàtic de Barcelona con dos cargos del partido: el exgerente de Justicia Germà Gordó (hombre de la máxima confianza de Artur Mas) y Camps.

 

El supuesto encuentro se produjo tras la muerte del extesorero de Convergència Òscar Torrent yantes del nombramiento de su sucesor, Daniel Osácar, que afronta una petición de siete años y medio de cárcel. La Fiscalía sospecha que la reunión sirvió para preparar, en lo sucesivo, el pago ilegal de comisiones. En su confesión, Montull reconoció el encuentro, aunque dijo que no se habló de dinero. Camps, sin embargo, ha negado la mayor y ha dicho que no participó en la reunión. Sobre Gordó, ha dicho que lo conocía "de las juventudes de Convergència" y como "joven promesa" del partido.

 

Montull sí ha recordado una reunión que se produjo tras la muerte, en 2005, del tesorero de Convergència Carles Torrent. Antes del nombramiento de su sucesor, Daniel Osácar, los máximos responsables de la institución catalana se reunieron en el hotel Diplomàtic de Barcelona con dos cargos del partido: el exdiputado Jaume Camps y el exgerente y exconsejero de Justicia Germà Gordó, hombre de la máxima confianza de Mas. Millet no recordó haber mantenido ese encuentro. Montull sí, aunque ha matizado que, pese a la coincidencia de fechas, "no se habló de dinero"