Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Millet y Montull dictaban a sus secretarias las notas que incriminan a CDC

Los manuscritos detallan supuestas mordidas de Ferrovial a Convergència a través del Palau

Fèlix Millet, el saqueador confeso del Palau de la Música, llega al juicio.
Fèlix Millet, el saqueador confeso del Palau de la Música, llega al juicio. EFE

Las secretarias de Fèlix Millet y Jordi Montull han confirmado este jueves en el juicio por el expolio del Palau de la Música que sus jefes les daban manuscritos o les dictaban los documentos hallados en sus ordenadores, que detallan supuestas mordidas de Ferrovial a CDC a través de la institución cultural. Ante el tribunal, una secretaria de Montull ha desvelado además que el extesorero de CDC Daniel Osàcar —que afronta una petición de siete años y medio de cárcel— llamó dos veces en siete días en enero de 2008 a su jefe y, como no estaba en el Palau, le dejó el encargo de que antes de que le devolviera la llamada hablara con el exdirectivo de Ferrovial Juan Elizaga, también acusado.

Maria Eugenia Morante y Rosa Maria Roca, secretarias de Jordi Montull, han confirmado que vieron a su jefe mantener entre tres o cuatro encuentros en el Palau con Osàcar y que ambos intercambiaron varias llamadas, aunque no saben de qué hablaron.

Por su parte, Maria Pilar Casanovas, que ayudaba a Elisabet Barberà como secretaria de Fèlix Millet, ha confirmado, como ayer desveló la secretaria de confianza del saqueador confeso, que ésta acudía a la caja fuerte a sacar sobres —donde el Fiscal sospecha que había dinero en efectivo— antes de que éste recibiera en su despacho al extesorero de CDC Carles Torrent, fallecido en 2005.

Las tres secretarias han corroborado ante el tribunal que pasaron a limpio los documentos intervenidos en sus ordenadores que, según el fiscal Anticorrupción Emilio Sánchez-Ulled, incriminan a CDC, a través de sus extesoreros Carles Torrent y Daniel Osàcar, en el supuesto cobro de comisiones de Ferrovial a cambio de la adjudicación de obra pública. En algunas ocasiones, Millet y Montull entregaban a las secretarias un manuscrito con las anotaciones contables para que las pasaran a limpio en el ordenador y en otras simplemente les dictaban las cifras.

En ambos casos, ellas elaboraban el documento en su ordenador, lo imprimían y lo daban a revisar a los saqueadores confesos, sin cuestionarse en ningún momento, han alegado, su contenido.

Más información