Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La baja de tres diputadas compromete la tramitación de los presupuestos regionales

La presencia de dos diputadas del PP es fundamental para superar las enmiendas a la totalidad el próximo jueves

A las dos bajas médicas del grupo parlamentario popular en la Asamblea de Madrid, se ha sumado la de la portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta. Las dos formaciones aseguran que las diputadas se reincorporarán el jueves para votar las enmiendas a la totalidad a los presupuestos. Su presencia es fundamental, debido a que el bloque PP más Ciudadanos (65 diputados) solo supera en un voto a PSOE y Podemos (64). Si se produjera un empate, la votación se repetiría dos veces, y si persistiera, las enmiendas decaerían y la tramitación podría seguir adelante.

Jaime González Taboada, Cristina Cifuentes y Ángel Garrido en la rueda de prensa de ayer.
Jaime González Taboada, Cristina Cifuentes y Ángel Garrido en la rueda de prensa de ayer.

El portavoz del grupo popular en la Asamblea de Madrid, Enrique Ossorio, confía en que sus dos diputadas de baja médica “hagan un esfuerzo”, para acudir a votar. Una de ellas, Elena González-Moñux no acude a la Cámara territorial desde el pasado mes de octubre, cuando denunció que Ossorio la sometía a un supuesto acoso laboral.

Finalmente, ambas partes llegaron a un acuerdo y González-Moñux envió un comunicado en el que aseguró que acudiría a las sesiones plenarias cuando se discutieran “cuestiones de importancia”, como los presupuestos.

La otra diputada popular de baja, Isabel Redondo, se encuentra convaleciente de una operación que sufrió hace dos meses. Ossorio indicó ayer que su vuelta “está siendo complicada”. Pero se ha mostrado convencido de que acudirá “aunque sea en ambulancia”. A estas dos bajas se ha sumado la de Lorena Ruiz-Huerta, portavoz de Podemos. Fuentes de su grupo esperan que se reincorpore el próximo jueves.

En esta situación, se podrían dar varios escenarios. Si acudieran todos los parlamentarios, (48 del PP, 37 del PSOE, 27 de Podemos y 17 de Ciudadanos) las enmiendas a la totalidad no prosperarían y se continuaría adelante con la tramitación presupuestaria. El siguiente paso sería la discusión de las propuestas parciales presentadas por los diferentes grupos. Si se produjera un empate entre los dos bloques, PP-Ciudadanos y PSOE-Podemos, se volvería a repetir la votación. Al tercer resultado igualado, las enmiendas a la totalidad decaerían, con lo que se despejaría el horizonte y el procedimiento de discusión y aprobación seguiría adelante.

Si faltaran las dos diputadas del PP, las enmiendas a la totalidad prosperarían. Sería necesario iniciar todo el procedimiento. El PSOE ya ha advertido a Cristina Cifuentes que en el caso de que su enmienda a la totalidad del proyecto de las cuentas saliera adelante, exigirían que se tomaran en cuenta todas sus propuestas. Los socialistas han propuesto 712 enmiendas parciales, que implican mover 400 millones de unas partidas hacia otras. Reyes Maroto, portavoz de Economía socialista, considera las modificaciones fundamentales para “garantizar un modelo económico sostenible” y el acceso a unos “servicios públicos de calidad”. El grueso de las propuestas se dirige a Educación (117,5 millones) y a Sanidad (92,7).

El grupo parlamentario de Podemos ha inscrito, por su parte, 192 enmiendas parciales a los presupuestos regionales de 2017, por un total de 506 millones, también dirigidas en su mayor parte a las partidas educativas y sanitarias. En su caso, proponen conseguir este importe sin necesidad de detraer ninguna cantidad a otras partidas. Consideran que lo importante es modificar la política fiscal seguida por Cifuentes, que convierte a la región en una suerte de “semiparaíso fiscal”.

Según sus cuentas, la región deja de ingresar unos 1.200 millones debido a la bonificación del 99% del impuesto de sucesiones y donaciones, o la de Patrimonio que 15.532 contribuyentes se ahorraran 660 millones en 2014. También proponen eliminar varias deducciones del IRPF y subir el tramo autonómico con el que se grava a los hidrocarburos.

El portavoz de Economía del grupo popular en la Asamblea de Madrid, Álvaro Ballarín, explicó que Podemos no puede plantear esas modificaciones. “La ley de presupuestos no puede crear ni modificar tributos, es doctrina constitucional, por lo tanto, de ser así, no pueden ser admitidas ni siquiera a trámite”, subrayó.