Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
TURISTIFICACIÓN

La ‘barcelonización’ de Madrid

La capital bate récords de visitantes a la vez que aumentan los pisos turísticos, que han provocado que en el último año el precio medio del alquiler haya crecido casi un 15%

Unos turistas haciéndose una foto en el centro de Madrid.

Lucas Hernández vivía en un coqueto piso de Malasaña: cien metros cuadrados, dos dormitorios y un salón. Pagaba 900 euros al mes y planeaba quedarse allí un tiempo. Finalmente solo fueron tres años: el límite legal que establece la Ley de Arrendamientos Urbanos para que el propietario del edificio rescinda el contrato. Quería venderlo y en 2015 la constructora Aleppo Castilian lo adquirió y convirtió el inmueble en pisos turísticos. El precio del metro cuadrado se triplicó. Hernández, como el resto de residentes, inició su diáspora del centro de Madrid. Hoy, pasar una noche en la que fuera su viviendas se acerca a los 100 euros. Este es solo un ejemplo de la turistificación del centro de la capital, una derivada acelerada de la gentrificación. Cada vez más pisos residenciales del centro se transforman en alojamientos ocasionales, y los moradores de largo recorrido se largan a zonas periféricas, incapaces de afrontar los nuevos precios. El arriendo toca en Madrid picos históricos: en solo un año ha subido un 14,6%, según datos del Banco de España. Arrendar en el centro, sale, de media, a 16,9 euros al mes por metro cuadrado.

En una década, este distrito ha perdido un 10% de su población; y en los últimos dos años, las viviendas turísticas han crecido un 50% (pasado de 4.000 a más de 6.000). Son datos de un estudio sobre alojamiento turístico de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid. Uno de sus investigadores principales, Álvaro Ardura, alerta: "No estamos como Barcelona, pero nos acercamos a marchas forzadas". Habla de las consecuencias del turismo desbordado y de la consecuente transformación de los centros urbanos, que acaba ahuyentando a lugareños y a comercios de proximidad en favor del uso terciario y de las grandes cadenas y franquicias.

Madrid batió su récord de turistas en 2015, con más de nueve millones de visitantes superó a Barcelona, y el año pasado, por primera vez, la capital recibió más visitantes extranjeros que nacionales. El portavoz adjunto del PP en el Ayuntamiento, Íñigo Henríquez de Luna, no cree que esto sea el problema: "Genera riqueza y empleo y se rehabilitan zonas degradadas". Desde la concejalía de Urbanismo (Ahora Madrid) rebaten que muchos de esos trabajos son estacionales, y que los nuevos comercios terciarios no generan riqueza a largo plazo.

El problema está sobre la mesa, y los casos se repiten: la promotora inmobiliaria Urbania ha comprado recientemente tres edificios en la almendra central. En uno de ellos, los habitantes de 25 pisos han recibido burofaxes instándoles a abandonar sus domicilios sin posibilidad de prórroga. "Nos han tratado como si fuésemos bichos", cuenta Alberto Haj-Saleh, de 39 años y que reside en este inmueble con su pareja, que ha sufrido trastornos de ansiedad. "Quieren echarnos del barrio en el que estamos profundamente enraizados desde hace años y vendérselo al mejor postor". El concejal de Urbanismo, apunta: "Madrid siempre ha sido una lugar de acogida, el problema no son los visitantes. Pero tenemos que impedir que pierda su identidad, y eso pasa porque sus residentes de queden en el centro".

Alberto Haj-Saleh en su casa de alquiler de la que le quieren echar para hacer pisos turísticos. ampliar foto
Alberto Haj-Saleh en su casa de alquiler de la que le quieren echar para hacer pisos turísticos.

"El turismo está concentrado, mientras que en otras capitales se diversifica. El Ayuntamiento quiere descentralizarlo, dar a conocer otras zonas de la ciudad", dice el concejal, José Manuel Calvo. Por eso, en el pasado ciclo de Veranos de la Villa repartieron los espectáculos por todos los distritos. Es una de muchas iniciativas para crear una ciudad multicéntrica aunque la regulación de los pisos turísticos es la solución inmediata para contener la subida de precios. "Es competencia de la Comunidad de Madrid, y hemos solicitado que nos trasvasen una parte, como en otras ciudades", explica el concejal de distrito Centro, Jorge García Castaño. Señala a Ámsterdam, donde se limita el tiempo de alquiler para uso turístico a 60 días. El Ayuntamiento sí tiene competencia sobre el cambio de uso de los edificios. "Hasta ahora se han concedido licencias para uso turístico de una forma un tanto descontrolada. Pero es algo que vamos a empezar a acotar", anuncia el concejal.

El director general de Turismo de la Comunidad, Carlos Chaguaceda, cuenta que intentaron que el tiempo mínimo de alquiler fuese de cinco días, "decreto que el Tribunal Superior de Justicia tumbó en junio". Para Chaguaceda es necesario un marco nacional desde el que operar, distinguir entre los pisos de alquiler ocasional y los de carácter profesional y "meter en la ecuación" a las plataformas (como AirBnB), "sin demonizar al turismo".

Más información