Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cientos de bailarines convierten La Concha en un gran estudio de danza

1.500 alumnos participan en la tradicional exhibición de ballet a lo largo del paseo marítimo

Bailarines realizan este domingo una exhibición de ballet en la barandilla de La Concha.
Bailarines realizan este domingo una exhibición de ballet en la barandilla de La Concha.

La bahía de San Sebastián se ha convertido hoy en el mejor estudio de ballet al aire libre para casi 1.500 bailarines, la gran mayoría niñas, que, llenas de ilusión infantil, han abandonado por un día las barras de sus academias para deleitar a los donostiarras con sus evoluciones junto a la barandilla de La Concha. Un cielo casi despejado ha acompañado este mediodía a la cita anual de las academias de danza clásica de Gipuzkoa y se ha aliado con las pequeñas bailarinas, de edades comprendidas entre los 9 y los 12 años, cuyos padres y madres se temían lo peor tras la fría y lluviosa jornada de ayer.

Desde media hora antes de la cita, las sonrisas y los nervios han llenado a partes iguales el escenario más emblemático de San Sebastián, donde niñas y familiares se afanaban en dar los últimos retoques a moños y vestidos antes del inicio de la exhibición. Los tonos blancos, perla y rosa palo, predominantes en las mallas y zapatillas de las pequeñas, las palomas del paseo, y las flores de los jardines de Alderdi Eder han dotado de un incipiente ambiente primaveral al evento, una de las actividades más destacada del "Mes de la Danza" que cada año se celebra por estas fechas en Gipuzkoa.

Poco a poco, desde el edificio del Ayuntamiento hasta las proximidades de la escultura Homenaje a Fleming, cada segmento de la célebre barandilla que delimita el perímetro de la bahía donostiarra ha sido disciplinadamente ocupado por las pequeñas danzantes, perfectamente vestidas para la ocasión.

Justo a mediodía, una portavoz de la organización ha ofrecido a través de los altavoces, instalados a lo largo del paseo, las principales cifras de la cita, que este año cumple su 21 edición y que ha contado con la participación de 31 profesores y monitores de 24 academias de danza de 13 municipios del territorio.

Un momento del ejercicio de ballet en San Sebastián.
Un momento del ejercicio de ballet en San Sebastián.

Con la isla de Santa Clara al fondo y los montes Ulía y Urgull como escenario natural, las primeras notas de piano han empezado a escucharse por la megafonía y las pequeñas danzantes, entre las que, cada varios metros también podía verse algún niño, han iniciado sus ejercicios de calentamiento.

Familiares y cientos de curiosos, repartidos entre los tamarindos y los bancos del paseo, han seguido atentos cada uno de los ejercicios de las aplicadas bailarinas que, con sus croisés, pliésecartés, han ofrecido su mejor regalo de cumpleaños a una barandilla de La Concha por la que parece no pasar el tiempo pero que cumple ya su "primer siglo de vida".