Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
sucesos

El asesino de Alcorcón perdió la pistola en un forcejeo con el herido

La policía sigue buscando al autor del doble homicidio

El hombre que asesinó a dos personas a tiros la madrugada del domingo en un pub de Alcorcón perdió la pistola tras mantener un forcejeo con el cliente que resultó herido. La Policía Nacional seguía buscando ayer por la noche a este homicida, que tiene un largo historial delictivo, según fuentes de la investigación.

Ampliar foto
La policía precinta el local de Alcorcón donde se produjo el doble crimen.

El doble crimen se produjo alrededor de las seis de la madrugada en el pub On the sea, en el número 8 de la calle de las Pozas, en pleno centro de Alcorcón. Según el testimonio del hombre que resultó herido a la policía, el homicida entró “visiblemente borracho” y mantuvo una discusión con el dueño del local, Ignacio J. R, de 51 años, conocido como Nacho en el barrio. Este se negó a servirle una copa, dado el estado de embriaguez que presentaba. El cliente salió del local y regresó a los pocos segundos. Se dirigió directamente al propietario, que estaba detrás de la barra, y le descerrajó un tiro en la nuca, por lo que cayó desplomado al suelo. Cuando ya estaba malherido, le remató con otros cuatro disparos en la cabeza. Utilizó una pistola del calibre 9 corto a la que había añadido un silenciador de fabricación casera.

La clienta, María Teresa C. P., de 39 años, intentó refugiarse tras una mesa al ver el tiroteo, según el herido. El asesino la siguió y la disparó en el hemitórax derecho. La bala le afectó a órganos vitales y le produjo una gran pérdida de sangre. Su pareja sentimental, Anthony D. H., conocido como Tony, de 43 años y origen dominicano, se enfrentó al asesino. Se produjo entonces un forcejeo para intentar arrebatarle el arma. En esa lucha se disparó el arma y alcanzó a Tony en el muslo izquierdo. Instantes después se le cayó el arma al suelo, tras lo cual huyó a la carrera del local, según la versión del herido.

“Socorro, socorro. Necesito ayuda que me han pegado un tiro en la pierna” salió chillando Tony del local en medio de la madrugada. Cuando llegaron los facultativos del Summa, el dueño del local ya había fallecido. Los sanitarios intentaron reanimar a la mujer durante 30 minutos, pero al final solo pudieron certificar su muerte.

El herido describió al autor de los disparos, un vecino de Alcorcón con numerosos antecedentes policiales y que solía frecuentar el pub. Este local es de los más antiguos de Alcorcón y está especializado en heavy metal. Tony fue trasladado al hospital universitario Fundación Alcorcón, donde fue intervenido quirúrgicamente para extraerle el proyectil. Fuentes médicas explicaron que posiblemente tenga que ser sometido a una segunda intervención quirúrgica en los próximos días por las lesiones que le produjo la bala.

En un primer momento la policía apuntó a que el doble crimen podría deberse a un ajuste de cuentas por un tema de drogas. Los familiares lo negaron desde el primer momento. La declaración del testigo apunta a que se pudo producirse como reacción a que Nacho no le sirviera la copa que le pidió.