Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP acepta que el Parlamento investigue operaciones del exdirector de Caixa Galicia

La esposa de José Luis Méndez compró a bajo precio pisos y plazas de garaje a la entidad que dirigían su marido y su hijo

José Luis Méndez, durante una asamblea de Caixa Galicia en 2009.

El PP de Galicia aceptará que la comisión de investigación de las cajas analice el informe del sindicato CIG sobre las operaciones inmobiliarias del exdirector general de Caixa Galicia José Luis Méndez y familia, tal y como reclama el BNG. Según este documento, antes y durante el proceso de fusión con Caixanova, la esposa de Méndez, Rosa Vicente Matilde Pascual Monzó, adquirió a Corporación Caixa Galicia, entonces presidida por Méndez y dirigida por su hijo José Luis, cinco pisos, un bajo comercial y ocho plazas de garaje en Santiago y A Coruña. Pagó al contado en total 1.528.200 euros, un precio inferior en 285.055 euros al tasado por la propia entidad bancaria.

El portavoz parlamentario de la formación, Pedro Puy, ha defendido este lunes que "un objetivo fundamental" de la comisión de investigación sobre las cajas, reabierta ahora después de cuatro años paralizada por el PP, debe ser conocer a fondo la gestión de Caixa Galicia desde antes del inicio de la crisis. Los populares, sin embargo, creen que "no tiene sentido" que se realicen nuevas comparecencias, como reclama la oposición.

Puy alega que José Luis Méndez "ya compareció", informa Europa Press, y que todos los grupos "pudieron preguntarle todo lo que quisieron". Lo mismo ocurre, ha dicho, con la exconselleira de Facenda Marta Fernández Currás, quien respondió a todas las fuerzas parlamentarias "por escrito". El PP insta a los demás grupos a utilizar la información ya recopilada hasta el momento y las 46 comparecencias que se celebraron para "llegar a unas conclusiones lo más compartidas posible".

En Marea, al igual que el BNG, ha pedido que comparezca el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo,  para que que "dé explicaciones" por su papel "ausente" en el proceso de venta de Novagalicia Banco (NCG) a Banesco, una operación de la que nació Abanca.  El diputado Manuel Lago asegura que tres meses después de la venta por poco más de 1.000 millones hubo un informe de Deloitte en el que ya se valoraba al banco en 2.587 millones. El partido demanda que se aporten documentos que se han negado hasta ahora, como la carta de encargo" en la que la Xunta comunicaba a la auditora KPMG, encargada del informe en el que se apoyó la fusión de las antiguas cajas, qué aspectos debía analizar.

El PSdeG también reclama que se investigue la venta de NCG porque resultó "muy gravosa" para las arcas públicas, informa Europa Press. El portavoz socialista, Xoaquín Fernández Leiceaga, ha recordado que había "voces" que advertían de que la venta en 2013 daría "resultados peores" que si se mantenía en el ámbito público "algún tiempo más". "Queremos saber qué pasó, porque lo pagamos todos los españoles", ha subrayado.

Los socialistas piden la comparecencia de los presidentes del FROB durante la fusión y venta de la entidad; de la exconselleira de Facenda Elena Muñoz; y de algunos de los cargos que antes comparecieron por escrito, como el exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez y de la otra exconselleira de Facenda, Marta Fernández Currás, quien durante la comisión de cajas ya ocupaba el puesto de secretaria de Estado de Presupuestos.

El BNG propone que la comisión investigue lo que ha ocurrido desde que se paró el trabajo de este órgano parlamentario creado en la pasada legislatura. La portavoz nacionalista, Ana Pontón, ha destacado que dos sentencias posteriores "certificaron que las indemnizaciones de los exdirectivos fueron ilegales" y que "prueban que tanto Caixa Galicia como Caixanova tenían serios problemas de viabilidad e insolvencia". Por ello, ha vuelto a pedir que se incluya la auditoría realizada por KPMG a las cajas que "le costó un millón de euros" a los gallegos y que "justificaba que el proceso de fusión era solvente".

Pontón ha demandado información sobre la indemnización que percibió José Luis Méndez al dejar la caja, una jubilación sobre la que los socialistas también han requerido el contrato. Los nacionalistas quieren que se indague en el polémico proceso de adquisición de bienes de la entidad financiera por parte de su esposa.