Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UB perpetúa el recuerdo de las 13 víctimas de Freginals

La Universidad levanta un monumento de homenaje a las estudiantes fallecidas, justo un año después de la tragedia

El autobús siniestrado en Freginals.
El autobús siniestrado en Freginals.

Una losa de piedra en la que se dibuja un árbol de 13 ramas evoca el trágico pasado que arrastra el kilómetro 333 de la autopista AP-7. Se cumple justo un año del accidente de autocar que causó la muerte de 13 estudiantes de Erasmus que regresaban a Barcelona después de visitar las Fallas de Valencia. La Universitat de Barcelona (UB) ha celebrado este lunes al mediodía un acto de recuerdo de las trece víctimas. Todas estudiaban allí. Todas mujeres, todas jóvenes. La UB las recuerda desde hoy con un monumento formado por una magnolia y trece esquejes de boj. La obra se completará con una placa de piedra procedente del monasterio de Montserrat.

En Freginals (Tarragona) el ayuntamiento también tenía intención de organizar una ceremonia en memoria de un suceso que tiñó de negro el nombre de este pequeño municipio, menos de 400 vecinos, de las Terres de l'Ebre. La idea original era que representantes del Consistorio y de la Generalitat compartieran unas horas de vela con familiares de las víctimas. Padres y madres llegados desde Italia, Alemania, Francia o Uzbekistán. Sin embargo, las familias fueron convocadas hoy por el Vaticano para mantener una audiencia con el Papa, quien quiere mostrarles su amparo y darles ánimos para superar la adversidad. Este lunes solo un grupo de bomberos hará un acercamiento privado al lugar de los hechos.

Será el viernes cuando los familiares de las trece chicas, todas de entre 19 y 25 años, se concentrarán en Freginals, junto al monolito que rememora el punto donde el autocar en el que regresaban desde Valencia chocó contra la mediana. Eran las seis de la mañana cuando se produjo el accidente. Un año después de los hechos el juzgado sigue investigando el caso, tras un archivo y una posterior reapertura del sumario, para aclarar los motivos que llevaron al chófer a perder el control de un vehículo que iba cargado con 60 personas. A parte de las trece víctimas mortales, siete de las cuales eran italianas, dos de Alemania, una de Rumanía, una de Francia, una de Uzbekistán y una de Austria, el suceso dejó en estado grave al chófer y causó heridas de diversa consideración a otros treinta pasajeros.

Más información