Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos de cada tres nuevas escuelas del próximo curso estarán en barracones

Enseñanza extremará el control contra el fraude en la preinscripción escolar

Interior de un barracón escolar en Barcelona.

La mayoría de los centros educativos que abrirán por primera vez el curso que viene estará en barracones. La enseñanza catalana contará el próximo año con 15 nuevos centros —ocho institutos y siete colegios—, pero sólo cuatro estarán ubicados en edificios. La consejera de Enseñanza, Meritxell Ruiz, confirmó ayer que los 11 restantes se pondrán en marcha en módulos prefabricados. La titular del departamento evitó explicar hasta cuándo tendrán que disponer de estas instalaciones provisionales. “No haremos promesas que no podamos cumplir”, advirtió. Por su parte, el director general de Centros Públicos, Lluís Baulenas, añadió que primero se tiene que “disponer de los solares” para construir los edificios.

Ruiz argumentó que la previsión de que estos centros continúen en módulos prefabricados dependerá de la realidad de cada municipio. “La evolución de P3 (alumnos del primer curso de infantil) es negativa y daremos solución según cada municipio. Pero hay que recordar que si se aprueban los Presupuestos, tendremos un 30% más de dinero para inversiones”, puntualizó la consejera.

La oferta inicial para el próximo curso pasa por disponer de 99 grupos más de educación infantil (en total, 3.154) y 94 más de primero de la ESO (en total, 2.818). En conjunto, el saldo de grupos para el próximo curso es positivo, pero ello no implica que se puedan cerrar aulas en casos puntuales. Es decir, que puede haber municipios donde se cierre un grupo en un centro y se abra otro adicional en el colegio vecino. “Para evitar la segregación escolar y mantener todos los proyectos educativos, se ha cerrado algún grupo, pero son casos muy puntuales”, justificó Baulenas.

En cualquier caso, la distribución final de los grupos dependerá de la demanda de los padres. Enseñanza mantendrá, como el año pasado, la reducción de ratios en centros de alta complejidad: 27 alumnos por aula en secundaria (lo normal es 30) y 22 en educación infantil (lo habitual es 25). La presentación de solicitudes de preinscripción escolar se prolongará del 23 de marzo al 4 de abril.

Control del fraude


El departamento intensificará el control del fraude en las preinscripciones. La comisión de garantías de admisión, en la que está representada la Generalitat, los centros y las familias, podrá solicitar a los colegios, en caso de sospecha, la documentación que han aportado los padres para justificar su puntuación adicional (por proximidad, familia numerosa, enfermedad crónica digestiva, renta mínima de inserción o discapacidad). También podrán citar a la familia para hablar con ellos directamente.

“Si hacen fraude y es inicio de curso, las familias perderán la plaza. Si están a mediados de curso, dejaremos que el niño termine ese año y luego perderá la plaza”, zanjó Ruiz. El año pasado se detectaron dos casos de fraude vinculados al padrón.