Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Alpedrete firma sin el apoyo de su partido un plan de urbanismo

La propuesta permite construir 800 viviendas en Los Llanos y protege una parte del enclave de Arcilleros

La sede del Ayuntamiento de Alpedrete (14.400 habitantes).

El alcalde de Alpedrete, Carlos García-Gelabert, firmó el pasado jueves el proyecto de un nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para esta localidad de 14.400 habitantes. Lo hizo junto a PSOE y UNPA, los socios de gobierno de su partido, Alpedrete Puede, que se ha desmarcado de la propuesta. El plan permitirá la construcción de 800 viviendas en Los Llanos, un terreno aledaño a un centro comercial de Collado Villalba. El PP ya incluyó su desarrollo en un avance urbanístico de 2005 que estuvo a punto de aprobarse en la pasada legislatura. Los ecologistas creen que el proyecto es inviable y se quejan de que solo proteja parte de Arcilleros, un enclave natural de propiedad municipal.

“La firma es a título personal. Los concejales tienen libertad de voto en el pleno”, asegura García-Gelabert. Alpedrete está gobernada desde mayo de 2015 por un tripartido que integran Alpedrete Puede, vinculado a Podemos (cuatro ediles); UNPA (tres) y PSOE (otros tres). Diez concejales de un total de 17. El regidor sostiene que su apoyo al documento es por responsabilidad, como “alcalde de todos”. Sus tres compañeros del grupo municipal no le secundan. El círculo local de Podemos ha lanzado un comunicado para desmarcarse. “Mi postura ha chocado, pero no erosiona las relaciones con el grupo, que respira con tranquilidad porque de esta manera damos carpetazo a un tema bloqueado durante años”, afirma el alcalde. El plan ahora deberá ser redactado. Luego se llevará a pleno. De aprobarse (necesitará los votos del PP, que no se ha pronunciado) se enviará a la Comunidad y al resto de entes que han de emitir informes sectoriales.

Todas las partes concuerdan que el PGOU de Alpedrete, de 1994, es obsoleto y que el municipio necesita un nuevo plan para regir su urbanismo. Sin embargo, difieren en la fórmula. Durante años, los ecologistas, agrupados en torno a Alpedrete Sostenible, y los vecinos, que formaron la plataforma Salvemos Alpedrete, han luchado porque se dejara al margen del desarrollo urbanístico Arcilleros, al norte de la localidad. Especialmente significativa fue su oposición al planteamiento del PP, que modificó varias veces su proyecto mientras gobernó (de 2003 a 2015) con el fin de aprobarlo. Una vez en la oposición, en el pleno del pasado 26 de enero, pidió la protección total para Arcilleros. El resto de grupos alegaron defecto de forma en la moción para que no saliera adelante.

La socialista que votó el plan del PP

El actual plan general sí permite construir en Arcilleros. En 2002, siendo alcalde el socialista Isidoro Aragoneses, se estudió levantar 70 viviendas sociales en la zona. Más tarde, en 2005 y ya con el PP en el gobierno, se redactó una propuesta que preveía la edificación de 208 viviendas en el enclave natural. El plan estuvo a punto de aprobarse en la anterior legislatura, cuando en un pleno de diciembre de 2013 Marta Díaz, que sigue siendo concejal y el jueves firmó la propuesta en nombre de su grupo, se desmarcó del PSOE y votó a favor del proyecto que proponía el PP.

Los plazos para sacar adelante el nuevo PGOU se retrasaron. El último informe, del Canal de Isabel II, llegó pocos días antes de las elecciones municipales de 2015, sin tiempo para que el pleno realizara su aprobación definitiva. El nuevo gobierno acordó declinar el plan y redactar otro. Para ello, el tripartido llegó a constituir una mesa de negociación de la que no ha salido ningún acuerdo. “Con el nuevo proyecto, edificar en Arcilleros será posible con un simple plan parcial. Están esperando que se enfríe nuestro movimiento”, denuncia Salvemos Alpedrete. El alcalde explica que no será tan fácil: “Una vía pecuaria divide Arcilleros: la zona norte estará protegida y la sur será urbanizable pero no sectorizada. No se van a construir las 208 viviendas, el espacio queda como reserva de suelo para un hipotético desarrollo futuro”.

El nuevo plan contempla que el polígono industrial pase a ser también zona comercial, como demandaban los empresarios locales. Lo que no cambia es la construcción de 800 viviendas en Los Llanos, al sur del municipio. La ampliación de esta zona, junto al Centro Comercial Planetocio de Collado Villalba, incrementaría la población del municipio en más de 3.000 personas, lo que haría necesario mejorar accesos y construir nuevos servicios. Para el ecologista Jesús Gabán, de Alpedrete Sostenible, entrañaría muchas dificultades técnicas. “El plan no clarifica si el elevado gasto correría a cargo del promotor o del municipio. Es un modelo de urbanismo que responde a un sistema especulativo”, denuncia. “De todas maneras, una promoción así, como están las cosas, es inviable a corto y largo plazo, por eso no hemos tenido que negociar mucho”, subraya el alcalde.

Una consulta popular para aprobar el PGOU

La propuesta de PGOU pasa ahora a una fase de redacción. Una vez concluida, si lo aprueba el pleno, se enviaría a la Comunidad y al resto de entes que han de emitir informes sectoriales. Regresaría al municipio para que se abra un periodo de exposición pública y de alegaciones. Luego, el nuevo plan sería sometido a una consulta ciudadana, para lo que hace falta el permiso del Ministerio de Interior. El pleno del 30 de marzo iniciará los trámites para solicitar el referéndum vinculante. El único requisito es que participe el 20% del censo electoral. Si lo aprueban los vecinos, el pleno estaría obligado a hacerlo también, aunque de manera inicial, ya que la última palabra la tiene la Comunidad

Más información