Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña se moviliza para acoger la Agencia Europea del Medicamento

Gobierno y Generalitat trabajan para atraer la sede del organismo responsable de dar luz verde a los fármacos que se venden en la UE

Una farmacéutica revisa unos medicamentos.
Una farmacéutica revisa unos medicamentos.

Cataluña ya ha puesto en marcha la maquinaria para convencer a la Unión Europea de que Barcelona es la candidata ideal para acoger la sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, en sus siglas en inglés). El organismo está ubicado ahora en Londres, pero deberá dejar la ciudad tras la salida del Reino Unido de la UE. Después de que el presidente Mariano Rajoy anunciara su “apoyo total y absoluto” a la candidatura de Barcelona, Gobierno central y Generalitat trabajan para atraer la sede del organismo responsable de dar luz verde a los fármacos que se comercializan en la UE. La Generalitat ultima la creación de una oficina técnica para preparar la candidatura oficial, que competirá con Ámsterdam, Copenhague o Fráncfort.

El Brexit ha puesto en jaque la ubicación de organismos oficiales de la UE ubicados en el Reino Unido, como la EMA, responsable de la evaluación científica, la supervisión y el control de la seguridad de los medicamentos en la UE. En la sede londinense de 23.500 metros cuadrados, donde se ubica la organización desde 1995, trabajan cerca de 900 personas, que deberán trasladarse allí donde se instale la nueva sede. Además, alrededor de la agencia hay un ecosistema de 1.600 empresas que también podrían moverse, explican fuentes consultadas. Fuentes consultadas explican que la decisión sobre la ubicación de la sede se tomará en otoño y que el traslado se realizará en dos años.

La ciudad no es novata en su aspiración: en 1992 ya pujó por la EMA, pero ganó Londres. Cataluña lleva meses moviendo ficha para volver a posicionar a Barcelona, 25 años después, como una candidata idónea. “No es un partido fácil pero solo el proceso ya te refuerza como ciudad”, explica Mateu Hernández, consejero delegado de la asociación privada Barcelona Global.

Hernández recuerda que el exconsejero de Economía, Andreu Mas-Colell, dijo sobre la candidatura de Barcelona que “es una pelota que hay que pelear”. La organización ha mantenido contactos con las distintas administraciones para posicionar a Barcelona entre las favoritas y convencer al Gobierno central de las bazas de la capital catalana.

El consejero de Salud, Toni Comín, avanzó hace dos semanas, tras una reunión con la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, que el gobierno apoyaría la propuesta de Barcelona como única candidata española y anunció que su Departamento pondrá en marcha una oficina técnica para preparar la candidatura. “Estamos muy interesados de que la EMA venga a Barcelona por el impacto económico. Por ejemplo, la EMA mueve 40.000 pernoctaciones de expertos de Europa al año”, afirma también el delegado de la Generalitat en el Reino Unido, Sergi Marcén.

Desde el Ayuntamiento, a través del Plan Brexit para atraer inversiones y organismos del Reino Unido, el segundo teniente de alcalde, Jaume Collboni, también mostró su interés por la candidatura de Barcelona “aprovechando la potencia y reconocimiento internacional de los clústers farmacéuticos y biomédicos de la capital catalana”. Tal y como explicó la senadora del PDeCAT Maria Teresa Rivero en una moción en el Senado, la mitad de las empresas farmacéuticas estatales e internacionales instaladas en España tienen sede en Cataluña, que cuenta con 230 laboratorios (90 son fabricantes).

El apoyo del Gobierno central a la candidatura de Barcelona pese a sus tensas relaciones políticas con Cataluña ha dado aliento a la propuesta, a las administraciones y al sector farmacéutico, que también ha dado su plácet. “Ya trasladamos al Gobierno español, a través del Ministerio de Sanidad, nuestra opinión positiva ante la posibilidad de que España acoja la EMA, y estamos a su disposición para apoyar la estrategia que finalmente se decida para articular tal candidatura”, apunta la patronal Farmaindustria.

Conexiones aéreas

Las cartas con las que juega Barcelona son la experiencia en el sector y sus comodidades. “Barcelona no es una candidata nueva. Además, tiene unas conexiones aéreas imbatibles porque es el segundo aeropuerto de Europa con mejores conexiones, solo por detrás de Londres. Pocas ciudades tienen tantos centros de investigación de prestigio en tan pocos metros cuadrados e infraestructuras mundiales como el superordenador Marenostrum o hospitales punteros como el Clínic y Vall d’Hebron", enumera Hernández.

En su contra, está la situación política catalana, en pleno proceso independentista. “El contexto político no es el óptimo, como pasaba en 1992, pero este argumento es más local que europeo, aunque cualquier competidor lo pondrá encima de la mesa”, reconoce Hernández. Comín y Marcén, por su parte, señalan que “no tiene por qué afectar”. “No vemos ninguna contradicción entre aspirar a la EMA y el proceso, porque tenemos clarísimo que queremos ser un estado independiente dentro de la UE. Barcelona, por sus condiciones, merece tener la EMA, con república o sin república. Entendemos que Europa será consciente de nuestra vocación europea. Esto no es un motivo para nos miren con reticencias ni recelo”, subraya Comín.

Barcelona batalla contra ciudades como Ámsterdam, Copenhague, Frankfurt o Milán. “Sabemos que la última milla es una decisión política y la diplomacia tendrá que hacer su trabajo, pero para llegar ahí, para que Barcelona esté sobre la mesa, hay que preparar un dossier fuerte y es lo que haremos”, apunta Hernández.