Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un empresario afirma que donó a CDC para mantenerla como cliente

Un abogado declara que cayó "en la trampa" de Millet y Montull y que por eso avaló sus "bonus"

Millet llega a la Ciutat de la Justícia, donde continúan las declaraciones de los acusados del caso Palau. EFE

El empresario Juan Antonio Menchen, uno de los cinco socios de las empresas Letter Grafic y Mail Rent, ha asegurado desconocer si las donaciones que hicieron a CDC servían para canalizar las supuestas comisiones de Ferrovial a la formación a través del Palau de la Música, como sospecha la Fiscalía. "Si [estos donativos a CDC] no nos perjudicaban, era perfecto. Era apostar por un cliente", ha justificado el acusado. Raimon Bergós, exasesor fiscal del Palau de la Música y exsecretario del patronato de la Fundación Orfeó Català-Palau, ha declarado que el Menchen cayó "en la trampa" de Millet y Montull y que por eso avaló sus bonus. 

Menchen, acusado de facilitar el desvío de fondos del Palau de la Música a CDC a través de facturas falsas ha alegado hoy que trabajó a precio de coste para las campañas electorales del partido para "echarles una mano" porque la formación ya no estaba en el gobierno de la Generalitat.

No obstante, a preguntas de fiscal Anticorrupción Emilio Sánchez-Ulled el acusado sí que ha reconocido que, en una fecha que no recuerda entre 2006 y 2007, los socios de Mail Rent y Letter Grafic, que facturaban unos tres millones al año, se reunieron con un empleado de la compañía, Salvador O., que declarará como testigo en la causa, que les propuso que ayudaran  económicamente a CDC para ayudar a la formación.

"Nos reunimos los cinco socios y la conclusión que sacamos es que, en las siguientes campañas electorales, el beneficio de las campañas se lo devolveríamos al partido", ha indicado. Ulled le ha preguntado entonces si lo que acordaron era trabajar gratis para CDC "por amor a la política", a lo que el acusado le ha replicado: "No, todo lo que gastábamos [en los trabajos para CDC] lo cobrábamos, vendíamos la campaña a precio de coste. No perdíamos nada, dejábamos de ganar".

Menchen ha reconocido que en el año 2009, al estallar el escándalo por el saqueo del caso Palau, tuvieron que cerrar las empresas, por lo que en las tres campañas que hubo entre 2010 y 2011, cuando esperaban poder recuperar las donaciones a CDC, ya no llegaron a tiempo. Bergós ha asegurado que los exdirigentes de la institución Fèlix Millet y Jordi Montull falsificaron documentos para adjudicarse un bonus anual de un millón de euros, y que él "cayó en la trampa" al creerles.

El abogado Bergós está acusado de un delito continuado de falsedad en documento mercantil y el fiscal pide para él tres años de prisión porque —entre otras cosas supuestamente ayudó a hacer facturas falsas para justificar las enormes salidas de dinero del Palau en billetes de 500, que motivaron una investigación de la Agencia Tributaria en 2007.

Los acusados Millet y Montull admitieron en el juicio que se adjudicaron ilegalmente sueldos millonarios que llegaron a ser de un millón de euros anual: 200.000 para Montull y 800.000 para Millet, que reconoció haberse equivocado y pidió perdón.