Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau traslada al Govern una futura candidatura a los juegos de invierno

La ciudad no cierra la puerta a optar en el futuro con el liderazgo de la Generalitat

El segundo teniente de alcalde, Jaume Collboni, con los regidores del grupo Demócrata, Barcelona en comú, ERC y Ciutadans.

Barcelona dio ayer carpetazo de forma elegante a la idea de optar a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2026. BComú, Grup Demòcrata, Ciutadans, ERC y el PSC anunciaron la decisión consensuada de renunciar a presentar la ciudad, “por falta de tiempo y de consenso político y social”. Los cinco partidos aseguraron, con todo, que dejan la puerta abierta a una futura candidatura en 2030 (tendría que presentarse en 2023), siempre que sea la Generalitat quien lidere una comisión de trabajo que lo estudie. El Gobierno catalán asumió “con entusiasmo” un reto que la alcaldesa Ada Colau rechazaba ya en su programa electoral.

La decisión es fruto de las conclusiones de siete sesiones de la comisión de estudio de la candidatura por la que han pasado alcaldes del Pirineo, expertos, académicos y profesionales que formaron parte del comité organizador de Barcelona 92. Una comisión que toda la oposición salvo PP y la CUP forzaron a Colau a crear cuando, tres días después de ser investida como alcaldesa, en la primera reunión de su Gobierno decidió enterrar la candidatura.

Y ha sido el socialista Jaume Collboni —entonces en la oposición defendiendo un proyecto del alcalde Jordi Hereu, también del PSC, y ahora socio de Colau— quien ha expuesto las conclusiones de la comisión. Collboni subrayó el “consenso” del que aseguró que es “un acuerdo de ciudad”. “Una ciudad que tiene un fuerte compromiso con el olimpismo y cualquier reconocimiento de la memoria olímpica y sus valores pasa por intentar hacer grandes acuerdos en las cuestiones de ciudad”. Collboni manifestó que “vale la pena ganar tiempo, no cerrar la puerta y posponer la decisión”.

Cronología de la propuesta

2010. El alcalde Jordi Hereu (PSC) lanza la idea de la candidatura Barcelona-Pirineos para los juegos olímpicos de invierno de 2022.

2013. El alcalde Xavier Trias (CiU) afirma que no se dan las condiciones para presentarla y apuesta por posponerla a 2026.

2015. La alcaldesa Ada Colau entierra el proyecto pero la oposición la fuerza a crear una comisión de estudio.

2017. Acuerdo para renunciar a la candidatura de 2026.

El socialista y los concejales del resto de grupos recordaron que las nuevas directrices del Comité Olímpico Internacional (COI) indican que en el futuro “los juegos olímpicos tendrán que adaptarse a las ciudades y no las ciudades a los juegos olímpicos, un cambio de paradigma trascendente que también tiene que ver con los territorios”.

El teniente de alcalde de Derechos de Ciudadanía, Jaume Asens —quien en los últimos meses ha cocinado el pacto entre los partidos de la comisión— expuso las cuatro conclusiones de la comisión de estudio: no presentar la ciudad para optar a los juegos del 2026, mantener el plan de promoción de los deportes de invierno, considerar la candidatura como “un proyecto de país” en el que se tiene que involucrar la Generalitat y mantener el compromiso con el desarrollo económico, social y cultural de los municipios del Pirineo.

El concejal del PP Alberto Fernández afirmó que la comisión ha sido “una pérdida de tiempo”, porque ha ratificado la decisión inicial del Gobierno y criticó que los trabajos de la oficina técnica de la candidatura costaron 2,5 millones de euros en cinco años.