Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una testigo acusa a Antoni Freixa de cobrar “comisiones” con el Barça

La empresa que ganó el contrato de los columbarios con el club azulgrana pagó casi 200.000 euros al exdirectivo

Toni Freixa Ampliar foto
Toni Freixa entre Jordi Cardoner y Sandro Rosell.

Antoni Freixa cobró, presuntamente, "comisiones" de una empresa por ayudarle a conseguir un contrato millonario con el Barça mientras era directivo del club (2010-2014). Freixa hizo posible que el FC Barcelona adjudicara a Giem Sports la construcción, gestión y explotación comercial de un "Espacio Memorial" en el Camp Nou. Como recompensa por sus gestiones, la empresa le abonó casi 200.000 euros que camufló con pagos mensuales por un supuesto "asesoramiento jurídico". Ésa es, al menos, la versión que la exdirectora financiera de Giem Sports ha dado en su declaración como testigo ante el juez que investiga el caso.

Las facturas cobradas por el despacho de Freixa -aportadas al sumario- aluden de forma genérica a un supuesto "asesoramiento jurídico en diversas materias". Son facturas mensuales; los importes y conceptos se repiten cada mes. La testigo desmintió, en su relato, que el exdirectivo del Barça fuera asesor jurídico de la empresa. "¿Usted ha visto alguna nota de encargo de esos asesoramientos?", le preguntó el abogado Fernando Martínez, que defiende los intereses de los pequeños inversores afectados por la presunta estafa en torno a los columbarios del Barça. "No, no. Los asesoramientos jurídicos los hacía otro bufete. Yo tengo entendido que facturaba en concepto de comisión por haber dado el contrato del Barça. Lo que pasa que en las facturas no ponía esto", respondió la mujer.

La testigo agregó que esa información le fue facilitada por quien era consejero delegado de la empresa, Santiago Bach, principal imputado en la causa por estafa y apropiación indebida. Bach captó dinero de socios y pequeños inversores para sacar adelante el proyecto. Esos inversores, sin embargo, no han recibido el dinero ni el beneficio prometido y denunciaron a Bach ante el juzgado. Bach había puesto en marcha una idea de negocio para instalar columbarios en los campos de fútbol, de forma que las cenizas de los aficionados pudieran descansar para siempre en el estadio de su equipo. Logró convencer a Atlético, Betis y Espanyol. Y en 2011, planteó la misma idea al Barça de la mano de Freixa, entonces miembro de la junta directiva.

En su declaración como testigo, Freixa dijo que Giem Sports fue "cliente" de su despacho hasta que la empresa "entró en dificultades económicas y dejó de ser cliente", en 2015. Y agregó que se trataba de una "cuota mensual" por asesoramiento y que era su despacho, y no él "directamente", quien trabajaba con la empresa. Fuentes del despacho de Freixa niegan que el exdirectivo haya cobrado comisión alguna y explican que se limitó a presentar la idea de Bach al entonces responsable de marketing del club, y que la junta directiva aprobó el proyecto "por unanimidad". Esas mismas fuentes niegan, también, que participara en las negociaciones posteriores hasta la firma del contrato.

En 2012, el Barça y Giem Sports firmaron un contrato que preveía construir un columbario con capacidad para 30.000 urnas en el Camp Nou. A cambio de ceder el espacio, el club se embolsaría seis millones de euros. la investigación judicial ha sacado a la luz las facturas de Freixa, que se embolsó unos 200.000 euros en esos cuatro años. Pese a la declaración de la exdirectora, Freixa no está por ahora imputado. Sí lo está, sin embargo, en un segundo proceso judicial que se ha abierto muy recientemente por los mismos hechos.

Esa segunda vía la ha abierto el empresario José Huertes, exsocio de Bach en Giem Sports. Huertes se ha querellado por estafa contra Bach, contra Freixa y también contra el FC Barcelona y su presidente, Josep Maria Bartomeu. El juez les ha citado a declarar a todos ellos este jueves como investigados. La tesis de Huertes es que Bach y el Barça sabían de antemano que el proyecto no podría ver la luz porque el Ayuntamiento de Barcelona había denegado, ya en 2013, la licencia. Y que, aun así, las dos entidades siguieron adelante con el proyecto, lo que les permitió enriquecerse. El Barça ha recibido un millón de euros como depósito de Giem Sports.

La querella de Huertes incide en que Freixa recibió pagos de Giem Sports "en calidad de supuesto asesor jurídico" cuando, al mismo tiempo, "dirigía las negociaciones en nombre del club" con la empresa. El empresario asegura que Freixa cobró, a través de su despacho, un total de 215.277 eurows. Los cobros se produjeron, "no por casualidad", entre septiembre de 2011 -antes de la firma del primer contrato de Giem Sports con el Barça- y mayo de 2015, fecha en la que Santiago Bach fue destituido de su cargo.

Más información