Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

En libertad el joven acusado de pegar a dos gais por besarse

El juez decreta una orden de alejamiento de 500 metros para el presunto agresor de 19 años

Acto de repulsa por la agresión homofóbica que se produjo la madrugada del domingo a la salida de una discoteca de la población de Berga. EL PAÍS

El juez decretó este martes libertad, con una orden de alejamiento de 500 metros, para el joven de 19 años detenido por agredir a una pareja de hombres homosexuales que se besaban frente a una discoteca. Está acusado de dos delitos de lesiones y un delito de odio. Además, el titular del juzgado de instrucción 1 de Berga (Barcelona) prohibió que se comunique por cualquier vía durante seis meses con los dos hombres, a los que golpeó presuntamente la madrugada del domingo.

En menos de 15 días, los Mossos d’Esquadra han recibido tres denuncias por agresiones homófo-bas en Cataluña. En el caso de la pareja de Berga, Andy Aguilar, de 28 años, y Jorge García, de 23, el ataque se cometió a las cuatro de la madrugada del domingo, cuando salían de la discoteca La General, en Berga. Según contaron, el problema vino cuando se besaron delante y un joven se lo reprochó.

A partir de ese momento, se desató una pelea. La pareja colgó dos imágenes en Facebook, en la que se les podía ver con la cara llena de moratones. Ambos tuvieron que ser atendidos por las heridas en el hospital, aunque ninguna de ellas fue de gravedad. “Estamos destrozados, he querido enseñarle donde he vivido tantos años a mi novio y nos pasa esto… A pesar de eso, gracias a todos los que habéis estado allí y nos habéis mostrado vuestro apoyo”, escribió Aguilar en la red social.

Ese mismo fin de semana, Xavi Tallón, de 25 años, también fue apaleado, a gritos de “maricón de mierda”. “Físicamente la boca es lo que peor tengo, me cuesta comer, y el hablar y el reír me duele, y al beber agua se me cae de la boca”, relató por teléfono. El joven fue agredido en una zona del Montjuïc, en Barcelona, cuando estaba con cuatro hombres más. El resto logró huir, pero el atacante consiguió arrinconar a Tallón. “Me dio un puñetazo en la mandíbula seguido de otro más en la ceja y tres más en la boca”, explicó Tallón tras la agresión. También le arrancó una dilatación de la oreja de un guantazo mientras gritaba “maricones fuera” y “putos maricones”.

“Las heridas más graves son las internas, son las más difíciles, me he quedado tocado y me lo tengo que trabajar”, lamentó este martes el joven, que denunció que la homofobia “está en el día a día”. “He recibido insultos toda mi vida. El insulto de maricón es de lo más normal”, insistió. Además de la agresión, Tallón también denunció a los Mossos las amenazas de muerte que recibió en Twitter después de hacer público su caso.

También el sábado, la policía catalana recibió una ampliación de denuncia de un joven que fue agredido en el carnaval de Sitges por ir vestido de bailarina. Contó que un hombre le pegó con una porra extensible, y aseguró a los Mossos que se le cayó una placa, posiblemente de vigilante de seguridad. El joven ya había acudido a comisaria el 28 de febrero, pero no contó el carácter homófobo del ataque.

En 2015, la fiscalía especializada en delitos de odio hizo seguimiento de 228 casos, en su mayoría relacionados con racismo y xenofobia, motivos ideológicos y cuestiones vinculadas a la identidad sexual.