Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un preso de la cárcel Modelo intenta fugarse por el tejado

El recluso, sobre el que pesa una larga condena, estuvo 13 horas en la cubierta de la prisión

El preso, en el tejado de la cárcel. ATLAS

Un preso permaneció este martes 13 horas en el tejado de la cárcel Modelo de Barcelona, en un intento de fuga. Los Mossos montaron un dispositivo alrededor del recinto para intentar evitar que escapara y retenerlo. El hombre acumula 20 años de prisión por varias condenas por robos con fuerza y violencia y había sido trasladado a la Modelo desde la prisión de Ponent, en Lleida, para declarar en un juicio pendiente.

La policía aseguró que el preso no tenía voluntad de escapar, sino que se trataba de una protesta por sus condiciones y porque no se consideraba responsable de los delitos por los que ha sido condenado. El joven, de 21 años, dominicano con una hija y con su pareja embarazada, había trepado sobre las nueve de la mañana por un desagüe del patio de la prisión.

"¡Mateo! ¡Baja!", se podía oír gritar a alguno de los trabajadores desde el interior de la cárcel. En la negociación -a pesar de que no pedía nada en concreto- participó también el director de la vetusta cárcel, Josep Font. El interno estaba en la tercera galería, la de internos reincidentes, donde aseguraba sentirse "maltratado judicialmente".

El de hoy será posiblemente uno de los últimos intentos de fuga de la barcelonesa cárcel Modelo. El departamento de Justicia anunció que en junio cierra definitivamente las instalaciones. El viernes pasado, otros dos presos intentaron escapar haciendo un agujero en el techo de su celda para acceder al tejado. En ese caso, se logró frustrar la fuga hasta la azotea porque chocaron con unas planchas de acero e hicieron ruido.

La decisión del cierre de la mítica cárcel ha provocado protestas entre los sindicatos de funcionarios, que han tachado de precipitada la clausura. E incluso un grupo de trabajadores se encerró el pasado 16 de febrero para reclamar más datos sobre sus traslados.