Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena quiere reducir el tráfico privado en 22 ejes estratégicos de Madrid

El Ayuntamiento llevará a cabo la operación mediante la reducción de carriles, la ampliación de aceras o nuevas vías para bicicletas

El paseo de la Castellana de Madrid.
El paseo de la Castellana de Madrid.

El Ayuntamiento de Madrid quiere reducir el tráfico privado en 22 de las principales arterías de la ciudad durante este mandato. Se trata de avenidas que se encuentran dentro y fuera de la almendra central. Entre ellas, están el paseo de la Castellana, Bravo Murillo, Arturo Soria, María de Molina o Alberto Alcocer. El proyecto detallado de reordenación de calzadas al que ha tenido acceso EL PAÍS pretende "anteponer" el transporte público y ciclista al motorizado. El Ayuntamiento explica que llevará a cabo la operación mediante la reducción de carriles, la ampliación de aceras o nuevas vías para autobuses o bicicletas.

El "rediseño" de las 22 grandes arterias de la capital pasa "por intervenir en las calles de fácil penetración reduciendo el espacio dedicado al automóvil a favor de los medios más sostenibles". Así lo explica el Plan A de Calidad del Aire, adelantado por este periódico y redactado por el equipo municipal de Manuela Carmena (Ahora Madrid), y que postula reducir el espacio destinado al automóvil "anteponiendo como elementos articuladores las infraestructuras específicas de soporte al transporte público, la movilidad ciclista y la recuperación del espacio para los peatones".

Carmena quiere reducir el tráfico privado en 22 ejes estratégicos de Madrid

Este planteamiento incluye actuaciones en 17 ejes estratégicos dentro de la almendra central, y otros cinco en grandes calles de la periferia. Este plan prevé una "primera fase", en la que se deberán reducir carriles en el eje Alcalá-Gran Vía, el paseo de la Castellana, la avenida de la Ciudad de Barcelona hasta Vallecas, Conde Casal (conexión A-2 a través de la avenida de la Albufera), Bravo Murillo, Santa Engracia —las obras ya han empezado en este eje—, los bulevares y Arturo Soria. La redacción de proyectos comenzará en 2017 y el horizonte temporal del Consistorio es de cuatro años para su definitiva conclusión.

Los coches contaminantes no podrán circular en 2025

Circulación. El Plan A de Calidad del Aire prevé limitar la circulación en todo el término municipal a los vehículos sin distintivo ambiental a partir de 2025. El parque de coches sin esta señal representará aproximadamente un 20% de todos los vehículos circulantes.

Aparcamientos. Desde 2020, los vehículos sin distintivo ambiental no podrán aparcar en la zona SER (interior de la M-30).

Velocidad en la M-30. En 2018, en la circunvalación M-30 y en las vías de acceso a la capital (en los tramos que se encuentren dentro de la M-40 y M-30), la velocidad máxima permitida pasará de los 90 kilómetros por hora actuales a 70 todo el año.

Área Central Cero Emisiones. El Ayuntamiento ampliará el próximo año a todo el centro de Madrid la zona de prioridad residencial. En 2025 podrán entrar en el área central solo los coches con calificación cero emisiones y eco.

Zonas 30. En el centro de la capital, el Ayuntamiento creará zonas con velocidad limitada a 30 kilómetros por hora.

En la segunda fase, el gobierno local de Ahora Madrid plantea reducir el espacio destinado a los vehículos privados en "el tridente" del paseo de las Delicias, Santa María de la Cabeza y Embajadores; el eje de O'Donnell, la avenida de Alberto Alcocer, las calles María de Molina, Raimundo Fernández Villaverde, Joaquín Costa y Doctor Esquerdo. Finalmente, las calles de los distritos periféricos afectados serán la avenida de la Albufera, la calle de Alcalá (en el tramo Ciudad Lineal-Puente de Ventas), el paseo de Extremadura, la calle de General Ricardos y la avenida de Córdoba.

La finalidad de este proyecto es avanzar hacia "la eliminación progresiva del tráfico de paso que hoy atraviesa [la almendra central] por la gran oferta viaria [existente] para el automóvil en estos viarios". Con ello, el Plan A plantea ampliar el espacio para "medios más sostenibles", como el transporte público y las bicis. El peatón también ganará metros, aunque el documento no detalla si lo hará a través de ampliaciones a gran escala de las aceras de las calles mencionadas.

Gran área residencial

El modelo a seguir podría ser el que ya se está construyendo en la calle de Santa Engracia. En esta vía de Chamberí, el Ayuntamiento está reduciendo los carriles para los coches y ampliando las aceras. Esta remodelación debería acabar entre abril y mayo. En 2018, el Consistorio también convertirá el corazón de Madrid en una gran zona de prioridad residencial, denominada Área Central Cero Emisiones. Asimismo, en la circunvalación M-30 y en las vías de acceso a la capital la velocidad máxima permitida pasará de los actuales 90 kilómetros por hora a 70.

En el área central de Madrid, la relación entre modos de transporte y espacio público "presenta [actualmente] un claro desequilibrio a favor del coche", destaca el Consistorio. Esta situación deriva en altos índices de intensidad del tráfico que incrementa las emisiones de gases contaminantes, sostiene el Ayuntamiento, además de determinar la "ineficacia de la red de autobús".

En la presentación del plan, la concejal de Medio Ambiente, Inés Sabanés, destacó la importancia de proteger la salud, a la vez que recordó que Madrid incumple desde 2010 los límites de dióxido de nitrógeno (NO2) fijados por la Comisión Europea.

La alcaldesa, Manuela Carmena, destacó la necesidad de tener planteamientos "ambiciosos": "No podemos vivir con un aire lleno de NO2 que pone en peligro la salud. Hay que ser ambiciosos y hablar de 2030", concluyó la regidora.

Más información