Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía pide cuatro años de cárcel para un futbolista por agredir a un rival

Está acusado de darle un puñetazo a la víctima en un partido de la liga autonómica y romperle un diente

Cuatro años de prisión y una indemnización de 50 euros por día inhábil para la víctima, además de las costas derivadas del proceso judicial. Esta es la condena a la que se enfrenta un futbolista del equipo San Martín C.F. de Vilaxoán (Vilagarcía de Arousa) por agredir supuestamente a un jugador rival de la plantilla del Figueirido C.F. (Pontevedra) durante un partido disputado hace dos años. Como consecuencia de la agresión el herido perdió un diente que fue sustituido con un implante.

El acusado, I.D.S., será juzgado este martes en la Sección Segunda de la Audiencia de Pontevedra, casi un año después de que la fiscalía presentase acusación contra él y pidiese la apertura del juicio. El proceso penal fue abierto por un juzgado de Vilagarcía al admitir todos los extremos expuestos en la denuncia interpuesta por la defensa del jugador agredido.

El juzgado acordó el procesamiento del jugador del San Martín, equipo que actualmente disputa la liga de primera autonómica, porque, según los informes periciales y pruebas documentales aportadas por la acusación, el futbolista agredido sufrió una fractura del incisivo central derecho y otra en el incisivo superior izquierdo a consecuencia del fuerte puñetazo. Según dichos informes, las lesiones del jugador del Figueirido precisaron de varias asistencias sanitarias y tratamiento médico quirúrgico consistente en una exodoncia de la pieza afectada, injerto óseo en el alveolo que quedó vacio por lo que tuvo que recibir un implante.

El escrito de acusación de la fiscal de Pontevedra María Luisa Barges Alonso sostiene que durante el encuentro celebrado el 1 de marzo de 2015 y “como consecuencia de un encontronazo entre varios jugadores en una disputa por el balón”, el jugador del Figueirido se dirigió al acusado, I. D. S., futbolista del equipo contrario, con quien había sido la jugada, y le dijo: "A ti había que reventarte". Prosigue la fiscal su relato de los hechos afirmando que, a continuación, I. D. S. le contestó a su adversario: "A ver quién revienta primero". Y añade que "instantes después, cuando el balón se encontraba en el área contraria y el árbitro de espaldas a ambos jugadores, el acusado aprovechó esta circunstancia con el ánimo de atentar contra la integridad física de su rival”.

Fue entonces cuando el acusado “se giró hacia el jugador del Figueirido le dio un fuerte puñetazo en la cara por el quedó tendido en el suelo”, concluye la representante del Ministerio Público, que ha calificado los hechos como un delito de lesiones. En materia de responsabilidad civil, la fiscal también solicita al acusado que indemnice al jugador agredido a razón de 50 euros por cada uno de los días que recibió tratamiento médico, lo cual le obligó a estar de baja laboral varias semanas. Además también pedirá al tribunal que el procesado pague el importe de los gastos farmacéuticos y todos los derivados de la intervención quirúrgica que queden acreditados durante el juicio.