Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Patrick Robinson, director de Policy de Airbnb en Europa

“Airbnb no tiene impacto sobre el precio del alquiler”

El responsable de relaciones institucionales del portal de alquileres turísticos analiza su relación con Barcelona

Patrick Robinson.
Patrick Robinson.

Barcelona es el mercado más importante de Airbnb en España y está entre las diez ciudades con más peso para el portal de alquileres turísticos. El director de Policy en Europa del portal de alquileres turísticos, Patrick Robinson (Derby, 1976), se encarga de las relaciones institucionales y explica cómo es su relación con la capital catalana, la única ciudad del mundo que les ha multado. La entrevista fue realizada antes de las críticas de Airbnb a la profesionalización del alquiler de habitaciones vertidas el pasado viernes por la multinacional.

Pregunta. ¿Se han planteado marcharse de la ciudad?

Respuesta. Jamás. Me gustan los retos y en los últimos años hemos visto pasos adelante tanto con la ciudad como con la Generalitat. Han entendido que podrían dar una base legal sólida a nuestra comunidad. No veo por qué no podremos encontrar una solución aquí como en otros lugares.

P. ¿Qué relación tienen con el gobierno de la alcaldesa Ada Colau?

R. Está basada en la honestidad por las dos partes. La alcaldesa quiere mejorar la vida de los ciudadanos y creemos que podemos ser un socio natural para ella, pero tenemos desacuerdos en ciertos temas. Podríamos ser aliados. Describiría la relación como de desacuerdo honesto.

P. Cuando hablan de la posibilidad de cobrar la tasa, no distinguen entre la oferta legal y la ilegal y el Ayuntamiento rechaza hacerlo porque entiende que sería legitimar la ilegal.

R. El impuesto turístico es regional y nuestra conversación técnica es con la Generalitat. Ellos tienen que decidir cómo proceder. Sobre la mesa están una recaudación de seis millones de euros, la mayoría acabaría en las arcas de la ciudad. Entiendo que Barcelona preferiría tener una solución más completa que podría tener en cuenta los temas legales, pero es importante avanzar en el tema fiscal porque nuestra comunidad quiere contribuir de forma fiscal.

P. ¿La futura legislación de la Generalitat sobre el alquiler de habitaciones puede ser una posibilidad para reconducir les relaciones con el ayuntamiento?

R. Sí y esta es una de las áreas en las que estamos más de acuerdo. Pero no es algo que Colau pueda solucionar, depende de la Generalitat la norma de turismo. Podemos ser aliados y hemos dado pasos proactivos como limitar a uno los anuncios de los huéspedes en Ciutat Vella.

P. Airbnb encarna todos los males del turismo. ¿Cómo afrontan esta mala reputación?

R. A veces sentimos esto y es el resultado de nuestro éxito, de ser tan famosos y porque damos a la gente lo que quiere. Lo asumimos, pero lo más importante es lo que hacemos al respecto, desafiamos estas acusaciones porque damos pasos como limitar los anuncios en Ciutat Vella a uno por propietario. Y así podemos remarcar cómo el turismo sostenible, el que se integra con la vida de las personas que viven en un lugar es algo bueno, puede generar impuestos, impacto económico en los barrios menos visitados.

P. ¿Tiene Airbnb algún efecto sobre el precio de los alquileres en las ciudades donde se implanta?

R. No. Y no solo lo digo yo, sino economistas independientes en tema de vivienda. Hemos visto estudios de impacto de viviendas en Londres, una de las ciudades más caras y pobladas, en Berlín, en varias ciudades de Estados Unidos… No hay evidencia alguna de que Aribnb tenga impacto significativo sobre el precio del alquiler. Y si piensas en los datos es de sentido común. En Barcelona las propiedades que se anuncian en Airbnb son el 0,49% de las de la ciudad, en Berlín es una cifra similar, y lo que empuja las subidas de precios son muchos factores. Más y más personas viven y vienen a las ciudades y los gobiernos no están construyendo suficiente vivienda para los que llegan. Es fácil encontrar explicaciones sencillas a problemas complejos, pero no hay evidencia alguna y queremos asegurarnos de que no ocurra. Es nuestro compromiso.

P. Utilizan muchos datos para apoyar sus argumentos. Pero no publican su facturación ni resultado. ¿Por qué?

R. Creemos que los datos son muy importantes para demostrar lo que nuestra comunidad es y no es y los beneficios que aporta. Es importante centrarse en los datos que significan algo para las ciudades y no distraernos en cuestiones que podrían publicar las publicaciones económicas. Hablar de nuestros beneficios no nos ayuda a encontrar soluciones a los desafíos de las ciudades.

P. ¿Tienen alguna relación con los hoteleros de las ciudades donde están presentes?

R. Sí, hablamos con ellos constantemente. Tienen convicciones fuertes, pero te sorprendería lo abiertas y constructivas que son las conversaciones que tenemos con ellos. Tenemos diferencias de opinión y no siempre compartimos su visión acerca de qué leyes y normas se nos aplican, pero el turismo y los viajes son un negocio creciente. A los hoteles les va muy bien y hay sitio para todo el mundo. Y tenemos intereses comunes: que el turismo sea una actividad sostenible de la economía de Barcelona o a la hora de tratar cuestiones como el impacto de los ataques terroristas en Francia. Somos parte de la industria del turismo para rejuvenecerlo o promocionar algunos destinos.