Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empresarios cargaron facturas falsas al Palau por servicios prestados a CDC

Dos exdirectivos de empresas proveedoras de Convergència admiten el desvío de fondos pero desvinculan a Osàcar de la trama

Daniel Osàcar también negó los pagos.

Dos directivos de empresas proveedoras de CDC han admitido este viernes que la formación les pidió que cargaran al Palau de la Música varias facturas por servicios que habían prestado para el partido con motivo de campañas electorales, aunque han desvinculado de la trama al extesorero Daniel Osàcar.

Miguel Giménez Salinas y Juan Manuel Parra, responsables respectivamente de las empresas Altraforma e Hispart, han revelado ante la Audiencia de Barcelona que participaron en el desvío de fondos del Palau de la Música a CDC a través de facturas mendaces, por lo que la Fiscalía les pide tres años de prisión al acusarles de un delito de falsedad documental.

Miguel Giménez Salinas, exconsejero delegado de la empresa de publicidad Altraforma, ha asegurado que entre los años 2006 y 2007 cargó al Palau de la Música tres facturas por un valor total de 190.778 euros con los conceptos falsificados, dado que en realidad correspondían a servicios que había prestado a CDC. Según el empresario, fue CDC quien les indicó que falsificaran el concepto de esas facturas y las cargaran al Palau de la Música, aunque ha dicho no recordar la identidad de su interlocutor en el partido nacionalista.

En la misma línea se ha manifestado Juan Manuel Parra, de la empresa Hispart, dedicada al montaje de sistemas audiovisuales para congresos, convenciones y mítines, que ha reconocido que cargó al Palau de la Música un total de 13 facturas con un valor total de 824.299 euros que en realidad correspondían a servicios prestados a CDC con motivo de las elecciones generales de 2004.

El acusado ha revelado que fue el extesorero de CDC Carles Torrent, fallecido en 2005, quien le dio esas instrucciones para cobrar del Palau de la Música, pero ha insistido en que su sucesor al frente de las finanzas de la formación, Daniel Osàcar, que afronta siete años y medio de cárcel, no sabía "absolutamente nada".

Ferrovial niega pagos a CDC

El exdirectivo de Ferrovial Pedro Buenaventura ha negado este viernes "rotundamente" que los millonarios patrocinios de la constructora al Palau de la Música ocultaran comisiones a CDC, pero ha admitido ser consciente de que Fèlix Millet tenía "contactos" en la Generalitat.

Buenaventura, que ha aceptado declarar a todas las partes del juicio del saqueo del Palau de la Música, excepto a la acusación popular, ha reconocido que Ferrovial disparó sus aportaciones a la entidad cultural para darse a conocer en Cataluña, lo que le permitió que en siete años la constructora pasara a facturar de cero a 200 millones en esta comunidad.

"Rotundamente no", ha respondido el exdirectivo cuando el fiscal le ha preguntado si las millonarias aportaciones al Palau enmascaraban pagos ilícitos a CDC a cambio de adjudicaciones de obras públicas como la Ciudad de la Justicia o la línea 9 del metro.

El exdirectivo, asimismo, ha dicho no tener explicación a varias cartas incautadas en el Palau de la Música -que tienen como destinatario o remitente a Ferrovial- y en las que figuran expresiones como "esfuerzo", "presión para las adjudicaciones" o alusiones a licitaciones de obras públicas.

Buenaventura ha justificado que se reuniera a menudo con el expresidente del Palau de la Música por los "problemas" que a su parecer estaban provocando las obras de reforma de la entidad, que subvencionaba Ferrovial, y ha admitido que su predecesor en el cargo, Rafael Puig-Pey, le había dicho que Millet podía tener "contactos en la Generalitat"

Más información