Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas carga contra la Fiscalía y descarta dejar la política

El expresidente de la Generalitat pide que se analicen las adjudicaciones para demostrar si se pagaron comisiones

El expresidente de la Generalitat Artur Mas.

Artur Mas no tiene intención de abandonar su cargo como presidente del Partit Demòcrata Europeu Català (PDECat) pese a las acusaciones de financiación irregular vertidas esta semana por el expresidente del Palau de la Música, Fèlix Millet, y quien era su número dos en la institución musical, Jordi Montull, sobre Convergència Democràtica. "No tengo por qué hacerlo", ha señalado Mas en una entrevista en RAC-1, en la que también ha arremetido contra la Fiscalía por no haber analizado si las adjudicaciones de obra pública que centran el caso Palau --Ciudad de la Justicia y Línea 9 del metro-- se hicieron de forma incorrecta. Según ha sostenido, "han renunciado a analizar" esas obras "porque saben que [las adjudicaciones] están bien hechas".

El expresidente de la Generalitat ha basado la defensa de la antigua Convergència y de su propia figura en el que, en su opinión, ha sido un deficiente trabajo de la Fiscalía, que "falla por todas partes desde el punto de vista penal". "Las cosas se han de demostrar", ha señalado, tras cargar una vez más contra Millet y Montull, a quienes acusa de apuntar hacia CDC con el único objetivo de rebajar sus penas. "Creo que ellos ya saben que no hubo trato de favor" en las adjudicaciones a Ferrovial, ha sostenido Mas.

"¿Por qué no puedo seguir haciendo mi trabajo?", ha respondido Mas cuando ha sido preguntado por su continuidad en la presidencia del PDECat, a lo que ha acompañado con el argumento de que no está citado ni como testigo en el caso Palau. "Debo estorbar mucho", ha dicho después. Su intención es no renunciar a su cargo como tampoco descarta ser el próximo candidato de la formación en las próximas elecciones autonómicas, si bien ha señalado que "no lo tengo decidido". Mantiene su posición que, tras el autodescarte de Carles Puigdemont para serlo, "por responsabilidad no me puedo descartar".

Artur Mas ha asegurado no haber tenido constancia de los convenios entre la Fundación Catdem, de CDC, y el Palau de la Música a través de los que la institución musical canalizaba recursos hasta julio de 2009, cuando se produjeron los registros en el Palau. Ha defendido que su papel era el de "ganar elecciones" y que estaba al margen de los trabajos de administración y finanzas de la formación, como el imputado Daniel Osàcar, extesorero, a quien si había puesto él "al frente" de esas responsabilidades. Como hizo ayer, ha defendido a Osàcar, de quien han dicho que "pretenden colgarle el muerto" Millet y Montull.

"ERC no da tanto miedo", ha afirmado Mas para sostener la teoría convergente de una ofensiva judicial contra algunos de los antiguos dirigentes de CDC vinculada al proceso político en el que está inmerso Cataluña, según la cual también debería estar afectada el partido presidido por Oriol Junqueras. Y ha afirmado que su partido ha hecho autocrítica ante las grandes sombras de sospechas que recaen sobre él por el cobro de comisiones ilegales a empresas adjudicatarias de obra pública: "No se puede hacer más autocrítica que cerrar un partido político", ha dicho, en referencia a la refundación de julio del año pasado.

El expresidente de la Generalitat ha confirmado que acudirá al Parlament a dar explicaciones, después de que la oposición en bloque registrar ayer la petición formal. En ese sentido ha señalado que ya lo tenía previsto y que así se lo había planteado al grupo de Junts pel Sí.

Más información