Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición fuerza a Mas a comparecer en el Parlament

Millet confesó ayer la financiación ilegal de CDC sin apuntar a altos cargos

Artur Mas a su salida del Tribunal Supremo el pasado 28 de febrero.
Artur Mas a su salida del Tribunal Supremo el pasado 28 de febrero. EFE

Artur Mas tendrá que comparecer en el Parlament para dar explicaciones sobre las acusaciones sobre financiación irregular vertidas sobre Convergència por los que fueron los principales responsables del Palau de la Música, Fèlix Millet y Jordi Montull. Todos los grupos políticos con la única excepción de Junts pel Sí --integrado por el neoconvergente PDECat, ERC, Demòcrates e independientes-- han registrado hoy en la Cámara una solicitur para que quien fue el último presidente de Convergència dé explicaciones.

Fuentes del PDECat han asegurado a Efe que el presidente del partido ha mostrado su disposición a comparecer si así lo demanda la oposición. Mas ya desmintió en el marco de una Diputación Permanente parlamentaria las acusaciones sobre financiación irregular del partido por el caso Palau y aseguró que él no sabía nada. Con ese antecedente y las recientes declaraciones de Millet y Montull, que por primera vez han testificado apuntando al pago de comisiones mediante pagos en metálico, convenios con su fundación afín y facturas falsas en cuya confección habría intervenido el partido, la oposición reclama que el actual presidente del PDECat vuelva a dar explicaciones. Mas tiene previsto comparecer ante los medios de comunicación una vez hayan concluido los principales testimonios en el juicio que se celebra en la Ciutat de la Justícia.

Pese a la disposición de Mas de dar explicaciones, el PDECat ha sido el único grupo que se ha negado a firmar una petición que busca aclaraciones sobre "la financiación de CDC y de las fundaciones que estaban vinculadas en relación con el llamado caso Millet-Montull".

ERC se inclinaba por firmar la solicitud de comparecencia de Mas, antes líder de CDC y ahora presidente del partido heredero, el PDeCAT. Pero ha sido el PDeCAT el que se ha negado a hacerlo. En el escrito de solicitud presentado ante el registro del Parlament, curiosamente, aparecen unos espacios en blanco, que según fuentes parlamentarias correspondían al nombre de la portavoz parlamentaria de JxSí y secretaria general de ERC, Marta Rovira, que finalmente ha tenido que ser borrado con típex.

La portavoz del grupo socialista, Eva Granados, y el de Catalunya Sí Que Es Pot, Joan Coscubiela, han defendido la petición de comparecencia y han considerado que, tras las acusaciones, Mas debería abandonar la presidencia, no ejecutiva, del PDECat. "Queda bastante invalidado", ha señalado Granados.

"No puede seguir ostentando responsabilidades políticas", ha afirmado Coscubiela, quien ha avalado su afirmación en el hecho de que el pasado lunes la coordinadora general del PDECat, Marta Pascal, dijera que "la corrupción nos da asco". "Ante las acusaciones nítidas de Millet y Montull, Mas haría bien en pedir un paso atrás definitivo", ha señalado Coscubiela.

Más información