Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Puigdemont: “Es el momento de tomar decisiones claras”

El president de la Generalitat defiende la modificación del reglamento parlamentario para aprobar la ley de desconexión

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. EFE

"Es el momento de tomar decisiones claras". El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha ratificado así que el proceso independentista entra en su recta final, por lo que su Gobierno no dudará en tomar medidas contundentes con el objetivo de convocar el referéndum independentista. Su afirmación va vinculada con la decisión de Junts pel Sí de modificar el reglamento del Parlament para permitir que la Ley de Transitoriedad Jurídica se pueda aprobar por un proceso de lectura única, sin debate y con apenas unas horas de tiempo."Encarrilamos el último tramo y tenemos el cumplimiento de las estructuras de Estado y de la gobernación del país en el grado que queríamos", ha dicho el presidente catalán.

Esa reforma, que los grupos de la oposición rechazan frontalmente y por lo que han decidido ausentarse de la ponencia que la hará posible, ha sido el principal eje central de la sesión de control al Gobierno de este miércoles. El segundo ha sido la modificación del anteproyecto de ley de Presupuestos tras el dictamen del Consejo de Garantías Estatutarias que considera inconstitucional una disposición adicional sobre la consulta.

Y el tercer asunto ha sido el intento de la CUP de obligar a hablar al presidente catalán de los casos de corrupción, aprovechando el juicio del caso Palau que implica a Convergència Democràtica. La diputada Anna Gabriel ha ido más allá cuando ha pedido una actuación "ejemplarizante" y ha lamentado que se "flirtee" con "algunas personas señaladas" por casos de corrupción que están "en están cámara", en una clara referencia al diputado convergente Germà Gordó, a quien señalan algunas investigaciones de la Guardia Civil. "Yo no banalizaré el concepto de presunción de inocencia", se ha escudado Puigdemont.

El presidente de la Generalitat ha evitado el espinoso tema de la corrupción que afecta a su partido y ha preferido centrarse en las dos últimas polémicas que afectan a su Gobierno, a la que se han apuntado los responsables de los grupos de Ciudadanos, PSC, PP y Sí que Es pot. Respecto a los cambios en el reglamento del Parlament, Puigdemont ha defendido que lo que molesta "no es la tramitación en lectura única sino su tramitación" porque, en su opinión "el hámster ha salido de la rueda y ahora ustedes se quejan de que ha salido de la rueda".

El presidente de Sí que Es Pot, Lluís Rabell, ha aprovechado entonces para iniciar su intervención asegurando que "el hámster parece un poco mareado", en referencia al varapalo jurídico que ha recibido la ley presupuestaria por parte del Consejo de Garantías Estatutarias. Puigdemont no ha dado claves de las soluciones que demandaba Rabell, y que posteriormente ha solicitado también Inés Arrimadas (Ciudadanos) y Miquel Iceta (PSC). Puigdemont se ha limitado a señalar que el dictamen "cuestiona la poesía pero nos ha avalado la prosa", en una referencia a la posibilidad de convocar el referéndum.

Aunque existe la intención de modificar o retirar la disposición adicional 31 que es objeto de la polémica, Puigdemont ha recordado que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut abortó el carácter vinculante de los dictámenes del organismo consultivo. "El dictamen le dice que su Gobierno no puede hacer el referéndum que quiere hacer. Y apresados por las circunstancias ustedes quieren saltarse cualquier límite", le ha señalado Iceta, quien también ha demandado aprobar la Ley de Transitoriedad con "luz y taquígrafos" y no "por la puerta de atrás".

Más información