Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament da luz verde para aprobar con urgencia la ley de ruptura

La Mesa desoye a la oposición y empieza a tramitar la reforma del reglamento que evitará el debate

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y su vicepresidente, Oriol Junqueras. Foto: QUIQUE GARCÍA. Vídeo: ATLAS

La Mesa del Parlament ha aprobado esta mañana por cuatro votos a tres iniciar la reforma del reglamento de la cámara que permitirá aprobar la ley de ruptura en apenas dos horas y sin el debate habitual. Junts pel Sí ha hecho valer su mayoría en la Mesa y ha desoído la petición de los grupos de la oposición, que consideran innecesaria la reforma del reglamento porque reduce considerablemente sus derechos.

Tras el acuerdo de este martes, ahora se debería crear una ponencia conjunta para modificar el reglamento, que es el trámite previsto, aunque la oposición no independentista ya ha dicho que no participará. Es lo que sucedió cuando se aprobaron las tres leyes de desconexión, en que PP, Ciudadanos y el PSC se desmarcaron y el Tribunal Constitucional les acabó dando la razón al vulnerarse sus derechos parlamentarios.

El objetivo final de la reforma del reglamento del Parlament que impulsa Junts pel Sí es modificar un artículo para permitir que un solo grupo pueda presentar una proposición de ley y esta se pueda tramitar por el trámite de lectura única. Esta vía está reservada ahora si solo están de acuerdo todos los grupos parlamentarios o bien si se trata de un proyecto de ley presentado por el Gobierno.

El portavoz de Junts pel Sí Jordi Turull ha defendido la reforma del reglamento y la futura aprobación exprés de la ley de ruptura en la reunión de los diferentes grupos argumentando que Cataluña se encontraba en una "situación excepcional" y que por eso eran necesarios "trámites excepcionales".

Junts pel Sí ya intentó la semana pasada reformar el reglamento sin ni siquiera crear una ponencia conjunta, pero la Mesa lo frenó. Este martes ha dado luz verde. De esa manera y como se da por hecho que prosperará la reforma, cuando se esté celebrando un pleno ordinario, dos grupos parlamentarios podrán solicitar una modificación del orden del día para votar la ley de ruptura sin que se haya producido debate ni enmiendas, ni el trámite habitual.

El objetivo que esconde esta tramitación y que persigue Junts pel Sí es evitar que la llamada ley de transitoriedad jurídica sea paralizada por el Gobierno de Mariano Rajoy ante el Tribunal Constitucional antes de su aprobación por el Parlament, que requerirá también el apoyo de la CUP, algo que no está aún asegurado.

Esta ley regula la transición legal de la Cataluña autonóma al futuro Estado y será la que ampare la convocatoria del referéndum que Carles Puigdemont ha prometido para finales de septiembre a más tardar. Se da por hecho que el Gobierno central presentará recurso en cuando se apruebe la ley y que será suspendida automáticamente, lo que situará ya el escenario catalán en un punto de no retorno con un desenlace imprevisible.

PP y PSOE tratarán de bloquear subterfugios e ilegalidades

La responsable de responder al reto lanzado este martes desde el Parlamento de Cataluña ha sido Andrea Levy, la vicesecretaria nacional de Estudios y Programas del PP, que, en un acto de conmemoración del Día Internacional de la Mujer, aseguró que esas iniciativas ilegales, que llamó “subterfugios” y “jugarretas”, tendrán un recorrido corto porque el Gobierno las frenará.

Levy señaló: “Dejar muy claro que lo no va a ninguna parte desde luego no va a avanzar en el camino de la ilegalidad. Los catalanes no merecen un Gobierno que esté haciendo permanentemente jugarretas a la legalidad. Los catalanes merecemos legalidad, respeto al Estado de derecho, igualdad, y no va a haber ningún atropello a nuestra democracia”.

Levy añadió que los independentistas de Junts pel Sí “pueden intentar hacer subterfugios a la legalidad que no lo van a conseguir y lo saben y por eso están tan nerviosos intentando dar pasos a ninguna parte. Las ilegalidades en España no van a conseguir ningún propósito”. La vicesecretaria del PP avanzó que el Gobierno de Mariano Rajoy estará ahora muy atento al procedimiento parlamentario para impedir cualquier ilegalidad: “El Gobierno de España responderá a cada ilegalidad con la ley, con el Estado de derecho y los independentistas van a tener los planes muy cortos si lo que quieren es llevarnos a ilegalidades”.

"Pretender cambiar el reglamento de Cataluña para que lo que ellos dicen que será la ley más importante en 300 siglos de historia se apruebe de tapadillo, con nocturnidad o por la puerta de atrás nos parece indigno para los que lo proponen e insoportable para los que en teoría se nos va a imponer”, ha sido la reacción de Miquel Iceta, primer secretario del PSC. “Vamos a trabajar para que eso no suceda con todos los instrumentos de la legalidad (…)”, se ha comprometido.

“La secesión tiene un componente político y un componente jurídico. Desde el punto de vista político, el Gobierno debe intentar llegar a acuerdos políticos que preserven la unidad del Estado y solucionen el problema de Cataluña; desde el punto de vista jurídico se ha saltado la ley y el Estado tiene una serie de mecanismos para evitar que se vulneren las leyes”, ha apuntado el presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández. “Nosotros estamos en sintonía con la negociación y en absoluta discrepancia con que se hayan sobrepasado el marco legal del país”, ha reiterado.

Más información