Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dictamen de los Presupuestos abre otra crisis entre Puigdemont y la CUP

El PDECat aboga por modificar el proyecto de ley ante la oposición de los anticapitalistas

Anna Gabriel, en la conferencia de ayer en Barcelona.
Anna Gabriel, en la conferencia de ayer en Barcelona.

El dictamen del Consejo de Garantías Estatutarias sobre el proyecto de Presupuestos de la Generalitat, que considera inconstitucional la disposición adicional que prevé habilitar partidas para un referéndum independentista, amenaza con abrir una nueva crisis entre el Gobierno de Carles Puigdemont y la CUP. El Partit Demòcrata Europeu Català (PDECat) quiere eliminar ese punto del texto para respetar “los marcos legales establecidos”, pese a que la CUP, impulsora de esa disposición, ha advertido de que no permitirá “ni un paso atrás” y que si hay cambios se replanteará su apoyo a las cuentas.

La coordinadora del PDECat, Marta Pascal, evitó ayer afirmar claramente que su partido forzará la retirada de la disposición adicional 31 de proyecto de ley presupuestaria tras el dictamen del Consejo de Garantías (un órgano de la Generalitat), pero el partido soberanista abordó la cuestión en su comité nacional con voluntad de modificar el redactado. Ese artículo prevé “habilitar las partidas para garantizar los recursos necesarios en materia de organización y gestión para hacer frente al proceso referendario sobre el futuro político de Cataluña”.

La CUP se ratificó ayer en el comunicado que emitió el sábado de que su apoyo a los Presupuestos está condicionado a preservar la disposición. La diputada Mireia Vehí fue contundente cuando se le preguntó en la Cadena SER si se replantearían su voto si se modificaba el texto: “Evidentemente”. Anna Gabriel, en un acto en el Teatro Romea, recordó que el voto favorable a las cuentas no tiene que ver con una “connivencia” con Junts pel Sí en materia fiscal o territorial sino porque les transmitieron que sin Presupuestos no habría referéndum. “No hay motivos para cambiar ningún extremo del redactado”, insistió abogando por evitar “discusiones estériles” y aludiendo a que el Consejo de Garantías es de ámbito autonómico y que ya intuían la conclusión del dictamen que emitiría. “Hay que hacer el referéndum por la vía de la autodeterminación y que los responsables políticos asuman el envite con el Estado”, dijo Gabriel.

El PDECat considera que el informe no impediría celebrar la consulta aunque se eliminara esa disposición porque avala otras tres asignaciones presupuestarias para procesos electorales, consultas y procesos participativos. Sin embargo, la CUP ha optado por tensar la cuerda para que se constate hasta qué punto el PDECat está dispuesto o no a desobedecer. La exConvergència, por contra, trata de mostrar su “centralidad política” y que respeta las instituciones catalanas, entre ellas, el órgano consultivo y su dictamen, aprobado por unanimidad. Además de eso, desea visualizar que, como piden cada vez más sus dirigentes, que no siempre cederá ante la CUP. En esa línea, Pascal avisó: “Somos partidarios de que el referéndum se pueda hacer, cumpliendo con los marcos legales establecidos”.

"Hay margen para hacer las cosas bien hechas”, dijo Pascal. No negociará ella con la CUP. Ese papel el PDECat lo reserva a Junts pel Sí, o, lo que es lo mismo, a ERC, que volverá a jugar el rol de mediador entre neoconvergentes y anticapitalistas.

Esquerra cree que la partida del referéndum “queda intacta y sigue vigente”, según su portavoz, Sergi Sabrià. ERC minimiza el dictamen y recuerda que en él se alude continuamente a la doctrina del Tribunal Constitucional, un órgano que consideran deslegitimado: “Nos dice día sí y día también de qué podemos hablar en el Parlament”. Sabrià dijo que su partido “no está preocupado”, pero apuntó que las tres partes se reunirán esta semana con el fin de “encontrar un espacio común”. El Parlament será el escenario de esas conversaciones, aprovechando la celebración del pleno. Fuentes del PDECat dan por descontada una nueva punta de tensión en el bloque independentista y le restaron valor siempre que no den al traste con los Presupuestos. Carles Puigdemont ha avisado siempre que convocará elecciones si por segundo no puede aprobarlas.