Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una marcha por la dignidad reclama mejoras en servicios públicos el 28-F

Miles de manifestantes piden en Sevilla nuevas políticas en sanidad, educación, empleo y género

Ampliar foto
La coordinadora de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, en la manifestación del 28-F en Sevilla. EFE

Porta encima de la camiseta una cartulina con una caricatura de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, mientras clama mejoras en la sanidad. "Es algo que me afecta, mi padre está enfermo y tenemos que pagar por medicamentos caros", dice la sevillana Carmen Abril, de 27 años, rodeada de miles de personas que han salido a manifestarse este Día de Andalucía en Sevilla bajo la llamada Marcha por la dignidad. Los organizadores estiman que se han sumado cerca de 90.000 personas, mientras que la policía limita este número a 2.000.

Una manifestación conformada por mareas ciudadanas, plataformas, asociaciones, sindicatos y partidos, cada cual con sus objetivos, que proclaman la identidad andaluza y mejoras en los servicios públicos. Ya sea la educación, la sanidad, el acceso a los puestos de trabajo, la memoria histórica, los derechos de las mujeres o servicios de limpieza, entre otros. Protestas que afectan tanto al Gobierno estatal, como regional y local.

"Salir a la calle es la única forma que hay de revindicar. Tenemos que defender los derechos por los que los antepasados han luchado, por lo que hicieron los abuelos", señala convencida Abril, que cuenta que es madre de dos niños y quiere que en el futuro sus hijos también se encuentren un buen sistema educativo. Añade además que está rodeada de amigos que han tenido que emigrar por las circunstancias laborales en el país. "Me afecta por muchos lados, por eso tengo que venir a manifestarme, y hoy es un día muy especial como andaluza", apunta Abril.

"Estamos ante una crisis económica y social de enorme gravedad que está jugando con la complacencia de los gobiernos de Susana Díaz y Mariano Rajoy. Queremos una Andalucía libre de caciquistas y libre de privaciones de libertades", ha declarado durante la manifestación el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, que ha participado en la marcha junto al coordinador en Andalucía, Antonio Maíllo, que ha considerado que esta marcha es la continuación de la del 4 de diciembre y ha puesto el acento en reforzar una Andalucía autonómica que tiene al desempleo como principal preocupación. "Como elemento novedoso está el deterioro de los servicios públicos. Esta movilización masiva y desbordante representa a la Andalucía que no se resigna", ha declarado Maíllo.

La coordinadora de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, ha reclamado también en la calle que los textos constitucionales "se hagan de verdad realidad". "La Andalucía real es la de las aceras y las calzadas frente a la de moqueta. Ese es el espacio que ocupamos hoy porque aquí recabamos las propuestas de sentido común", ha señalado Rodríguez en una marcha que ha culminado a las puertas del Teatro de la Maestranza, donde se han entregado las Medallas de Andalucía.

Entre otros grupos, hasta allí ha llevado su pancarta también el área de mujer de Izquierda Unida de Jaén para reclamar mejoras para las agricultoras y contra la violencia de género; la marea blanca de la sanidad de Cádiz; memorialistas que exigen que se levanten los restos que todavía yacen en las fosas comunes de la comunidad; o estudiantes que piden educación feminista y antirracista en las aulas. "Que se contemple en las clases la diversidad que hay en Andalucía", dice una sevillana de 18 años a las puertas del teatro. 

Más información