Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francisco Pérez: “La bilateralidad representa un riesgo para ver los problemas en su conjunto”

El catedrático representa a la Comunidad Valenciana en la comisión para la reforma del modelo de financiación

El director del IVIE, Francisco Pérez, durante la entrevista. Ampliar foto
El director del IVIE, Francisco Pérez, durante la entrevista.

Francisco Pérez (Valencia, 1950), catedrático de Fundamentos del Análisis Económico en la Universitat de València, representa a la Comunidad Valenciana en la comisión de expertos creada por el Gobierno para reformar el modelo de financiación. Los sabios -16 nombrados por las autonomías (ninguna mujer), y cinco por el Estado-, se reunieron el pasado jueves por primera vez. Pérez ha participado en más de 100 libros y otros tantos artículos sobre economía. El último trabajo, presentado recientemente, en colaboración con la Red de Investigadores en Financiación autonómica y Descentralización financiera en España (RIFDE), apuesta por una nivelación más transparente entre las comunidades autónomas.

“No quiero privilegios para la Comunidad Valenciana, pero tampoco discriminaciones”

P. El informe en el que usted ha participado, La nivelación territorial y la estimación de las necesidades de gasto, reclama que se revise el sistema foral de los cupos vasco y navarro.

R. Una cosa es el reconocimiento de la singularidad institucional, y la otra el resultado financiero de la foralidad. Yo no cuestiono la foralidad. Sí que se puede cuestionar que el cálculo del cupo o de la contribución navarra, no contemple como una carga general del Estado los objetivos de solidaridad interterritorial. El resultado de las balanzas fiscales demuestra este hecho. Y yo creo que es compatible la foralidad con la participación.

P. ¿Y qué posibilidades tiene la propuesta?

R. Pues, de momento, antes nadie hablaba de ello. Y, ahora, en muchas comunidades se habla de ello abiertamente.

“Nos perjudica la falta de racionalidad del actual modelo de financiación”

Pregunta. Como de la infrafinanciación de la Comunidad Valenciana.

Respuesta. Así es. Hay unas anomalías en España. Las forales, que, a pesar de ser ricas, contribuyen menos de lo que reciben, y la Comunidad Valenciana, que a pesar de ser pobre, contribuye más de lo que recibe. Gastando menos que la media está más endeudado que la media. Cuando ocurre esto es evidente que el problema es que el origen no es tu exceso de gasto, es tu falta de ingresos.

P. ¿Cómo se puede revertir esta situación?

R. Revisando el modelo. Una parte de eso sucede porque el modelo de financiación no es el correcto. La Comunidad Valenciana recibe unos recursos claramente inferiores a la media, y una parte importante del gasto público que se tendría que realizar aquí no se hace por esa falta de recursos. Es necesario equilibrar el modelo de financiación evitando que la Comunidad Valenciana padezca esa discriminación.

P. ¿Cómo, de que forma?

R. Haciendo que el modelo no proporcione unos recursos inferiores a la media por habitante o por unidad de necesidad, se mida como se mida, aunque al final la referencia básica tiene que ser la población. La otra pata que influye en el saldo negativo son las inversiones de la Administración central, que aquí son menores de lo que correspondería por el peso demográfico y económico. Representan el 6% del total nacional, cuando nuestro peso está cercano al 10%.

P. ¿Cuál es el diagnóstico, como dice usted?

“Es necesario que la nivelación de los recursos refleje el compromiso de solidaridad interterritorial”

R. Hay dos problemas acumulados: de insuficiencia general de los recursos. A pesar de que en el conjunto de las comunidades se han ajustado los gastos, hay déficit. Y las comunidades con menos recursos tienen el problema agravado. De este diagnóstico se deriva que la revisión del sistema tiene que contemplar bastantes cosas. Primero, conocer los recursos para cubrir las necesidades existentes a un nivel que no obligara a gastar con déficit, el problema de la suficiencia general. Segundo, la consecuencia de lo anterior durante bastante tiempo, es la inestabilidad financiera, el endeudamiento, la necesidad de recurrir a sistemas excepcionales como es el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) o el plan de pago a proveedores. Es necesaria que la nivelación de los recursos refleje el compromiso de solidaridad interterritorial.

P. Pero ya existe.

R. Pero de una forma muy desigual. Hay comunidades que sí que reciben eso recursos, y otras, como la Comunidad Valenciana, que lo reciben, claramente, por debajo de lo que deberían. También hay otra serie de problemas de funcionamiento eficiente del modelo, de falta de cooperación entre la Administración central y las autonomías. Hay muchos temas que se tienen que poner encima de la mesa en el comité.

P. ¿Con que aliados cuenta la Comunidad Valenciana en las negociaciones?

“Las personas deben ser tratadas con las mismas oportunidades con independencia del territorio donde vivan”

R. Hay que distinguir dos planos. Las alianzas derivadas de la problemática más parecida, son las comunidades peor financiadas; Andalucía está por debajo de la media, Murcia, Castilla-La Mancha y Madrid también están por debajo de la media. Pero hay un conjunto de problemas, como la insuficiencia global de recursos consecuencia de la caída de ingresos durante los años de crisis, que afecta a todas las comunidades.

P. ¿Qué se espera de un comité de expertos que en agosto debe tener un informe?

R. Que hagan un diagnóstico compartido de los problemas. Saber cuál es su naturaleza y delimitar el campo de juego en el que se deben de producir las propuestas de solución, y eso parte de hacer antes un análisis riguroso de la situación.

P. ¿Conoce al resto de los componentes?

R. Sí, a muchos. Durante estos años ha habido mucho trabajo técnico de análisis. En centros como el IVIE hemos sido muy activos en promover reuniones, seminarios y elaboración de documentos. Con otros, como Carlos Monasterio [representante de Asturias], ya he trabajado en la elaboración del primer libro blanco sobre financiación, en el año 95. Conozco a todos los especialistas.

"La Comunidad Valenciana, el objetivo que tiene que tener, el que tiene fijado, es dejar de estar discriminada"

P. ¿Eso facilita las cosas?

R. Yo creo que sí. Después habrá sensibilidades distintas, pero creo que el conocimiento previo, que ya se ha dado en el análisis del problema, proporciona una experiencia previa positiva.

P. El consejo es consultivo, no vinculante. ¿Qué fuerza tiene?

R. La fuerza que tiene es el análisis de los problemas.

P. Pero ya los sabemos. Usted los acaba de exponer.

R. Pues habrá que insistir en ello. La situación de la Comunidad Valenciana es objetivamente de discriminación. Yo no temo las aproximaciones objetivas, que es el terreno en el que se van a mover los expertos. Las sensibilidades pueden variar dependiendo del origen. Pero en el recorrido técnico, lo que espero es que se vea la situación valenciana. Que el sistema tenga un planteamiento más racional que el actual debería ayudar a resolver los problemas. Lo que nos perjudica es la falta de racionalidad del actual de modelo.

P. ¿Las negociaciones bilaterales entre Cataluña y el Gobierno pueden desembocar en algún beneficio fiscal similar al vasco? ¿Cómo afectaría a la Comunidad Valenciana?

R. La bilateralidad siempre representa un riesgo para contemplar los problemas en su conjunto y desde una posición en la que a todos se le reconocen los mismos derechos. Una cosa es reconocer las singularidades como región, y otra el resultado. En el terreno financiero no quiero privilegios para la Comunidad Valenciana, pero tampoco discriminaciones. Estamos hablando de cómo se pueden prestar los servicios públicos que van dirigidos a la personas. De manera que las personas sean tratadas con las mismas oportunidades con independencia del territorio donde vivan. Yo creo que ese el planteamiento que hay que defender.

P. ¿Quedará la Comunidad Valenciana relegada como en los modelos anteriores?

R. La Comunidad Valenciana, el objetivo que tiene que tener, el que tiene fijado, es dejar de estar discriminada, y por tanto, sea cual sea la respuesta que se dé al problema político que existe actualmente planteado en la relación de Cataluña con España, tiene que ser compatible con ese resultado. No entiendo por qué una cosa tiene que ir ligada a la otra.

P. La deuda histórica valenciana asciende a más de 16.000 millones desde el año 2002. ¿Se va a reclamar?

R. Hay que hablar de las causas del endeudamiento de las comunidades. Hay que conseguir que las autonomías vuelvan a ser viables financieramente. Que puedan volver a una situación, de que si gastan por encima de sus ingresos y se endeudan, el mercado les pueda decir si les presta o no. En la actualidad no les prestan, están con respiración asistida a través del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA). Una situación que no es deseable que perdure porque no ofrece referencias claras a los gobiernos autonómicos. Hay que clarificar la situación.

Más información