Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

24 millones de las arcas del Atlético para llegar a tiempo

El máximo accionista del club, Miguel Ángel Gil Marín, asegura que las obras de los accesos se harán en seis meses y con turnos de 24 horas

El plan de emergencia activado para que los accesos al Wanda Metropolitano estén aptos en septiembre y el Atlético de Madrid obtenga la licencia de actividad en su nuevo estadio tendrán un coste de 44 millones de euros. Esta parte del proyecto, imprescindible para que el club pueda inaugurar su nuevo coliseo, le correspondía al consistorio ejecutarla. La entidad rojiblanca asumirá el coste de la obra de la que se le descontarán unos 20 millones de euros del precio que tendrá que pagar por la parcela en la que se levanta el recinto.

Obras de reforma en el interior del estadio de la Peineta, esta mañana. Ver fotogalería
Obras de reforma en el interior del estadio de la Peineta, esta mañana.

Unos 24 millones de euros saldrán de las arcas del Atlético de Madrid para que pueda inaugurar en septiembre su nuevo estadio. Ante la imposibilidad del Ayuntamiento a comprometerse terminar a tiempo la primera fase de las obras correspondiente a los accesos al Wanda Metropolitano, el Atlético está a punto de firmar un acuerdo con el Consistorio por el cual el club se hará cargo de la ejecución de esa parte del proyecto, que tendrá un coste de 44 millones de euros: 30 millones para urbanización de la parcela, viales y aceras, ocho millones para las conexiones con la M-40 y seis millones de euros para la construcción de un aparcamiento de 4.000 plazas.

La única vía para llegar a tiempo era que el Atlético asumiera esta parte del proyecto, que deberá hacerse a contrarreloj. “Es una obra de nueve meses que vamos a hacer en seis. Al menos, durante tres meses, se programarán tres turnos de trabajo. De esos 44 millones, veintitantos se descontarán del precio que pagado por la parcela”, explicó Miguel Ángel Gil, máximo accionista del club, en una comparecencia ante varios medios de comunicación.

“Asumiremos los viales, el aparcamiento, la urbanización perimetral de la parcela, mas una conexión de la M-40 en la parte norte que da a la avenida Luis Aragonés y una ampliación de dos ramales en la salida hacia Arcentales y otros dos ramales hacia el tronco de la M-40 en el sur. Esta es la infraestructura mínima, que ya va a ser muy buena, para tener licencia de actividad”, abundó el dirigente rojiblanco.

Miguel Ángel Gil admite que asumir esos 24 millones de euros suponen un gasto que no estaba previsto: “El club está haciendo un esfuerzo, con respecto a la previsión inicia. Primero para hacer un mejor estadio, segundo para tener las mejores comunicaciones y tres para hacerlo lo más rápido”. El club tiene previsto que esa ejecución a destajo del plan de accesos al nuevo estadio comience el 15 de marzo. “Si en esa fecha no se ha empezado con los tres turnos sería para preocuparnos”.

La segunda parte del proyecto referente a los accesos deberá comenzar a ejecutarse en enero de 2018 y debe estar finalizada en septiembre de 2019. Tendrá un coste de entre 12 y 14 millones de euros que estos sí serán asumidos en parte por el Ayuntamiento y por el Ministerio de Fomento. “El Ayuntamiento se tiene que hacer cargo de una vía colectora en todo el tramo del anillo olímpico, de dos carriles de salida desde el anillo hacia esa vía colectora, dos tacones grandes que se hacen por debajo de la rotonda de Arcentales para conectar con el carril de aceleración que se construirá ahora”, explicó el dirigente rojiblanco. “El ministerio tiene que hacer dos estructuras voladas que conecten la M-14 y la M-21 con el anillo olímpico. Cuando esto esté terminado tendremos el estadio mejor comunicado de Europa, con seis líneas de autobuses, tres estaciones de metro y una estación de cercanías al otro lado de la M-40”, concluyó el dirigente.

Más información