Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detectado un segundo caso de gripe aviaria en una granja de patos del Gironès

El Ejecutivo catalán ha ordenado el sacrificio de las 17.300 aves de esta explotación

Un virus de gripe aviaria que sale de una célula.
Un virus de gripe aviaria que sale de una célula.

Los patos de una granja de Sant Gregori (Girona) han sido infectados por el virus de la gripe aviar, concretamente con el subtipo H5N8, que no supone ningún riesgo de transmisión a los humanos, según ha informado este jueves en rueda de prensa la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Generalitat, Meritxell Serret. Se trata del primer foco del virus detectado en Cataluña en aves domésticas, después de que el pasado martes se detectara en una cigüeña salvaje encontrada muerta en el Parc Natural dels Aiguamolls de l'Empordà (Girona).

El Ejecutivo catalán ha ordenado el sacrificio de las 17.300 aves de esta explotación, que se dedica al engorde de patos al aire libre para la producción de fuagrás, a la vez que se han inmovilizado las seis granjas de explotación avícola que hay en un radio de tres kilómetros.

Serret ha explicado que la principal hipótesis es que los patos de esta granja se han contagiado por el contacto con aves salvajes infectadas por el virus, al ser una zona con un elevado paso de aves migratorias.

Medidas de contingencia 

La directora general de Agricultura, Teresa Masjuan, ha explicado que a raíz del foco detectado en Toulouse (Francia) en diciembre, se activaron en Cataluña medidas de contingencia en zonas de alto riesgo: los Aiguamolls de l'Empordà, la desembocadura del Llobregat y el Delta de l'Ebre.

Con la detección del virus en la cigüeña muerta el martes, se activaron los protocolos y medidas preventivas, como la inmovilización de las granjas de aves a tres kilómetros a la redonda y la prohibición de cazar aves silvestres en un perímetro de 10 kilómetros, unas medidas que ahora se han aplicado también en el entorno de la granja infectada --que no está en la zona determinada de alto riesgo-- para evitar al máximo la extensión del virus.

La inmovilización de las granjas próximas durará al menos 21 días, aunque hay que comprobar que no haya ningún otro foco de infección en los próximos días. El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Joan Guix, ha insistido en que se trata de un problema de sanidad animal, ya que no existe ninguna constancia de que este subtipo del virus pueda tener efecto sobre las personas por ninguna vía de transmisión.

"No puede producir ninguna enfermedad por ninguna vía y la seguridad en la cadena alimentaria está absolutamente garantizada", ha subrayado Guix.