Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inmigrantes fallecidos al acceder a España se duplican en dos años

De las 295 personas muertas o desaparecidas en 2016 se han hallado solo 36 cadáveres

Manifestantes en Ceuta recuerdan a los fallecidos en Tarajal este febrero. Ampliar foto
Manifestantes en Ceuta recuerdan a los fallecidos en Tarajal este febrero.

Han muerto o desaparecido 295 personas en 2016 en su intento de llegar a España desde África. Duplica las cifras del pasado 2014, cuando se registraron 131. Estos son los datos que revela el Balance Migratorio 2016 presentado este jueves por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, elaborado con datos del Ministerio de Interior, Frontex, Salvamento Marítimo y Cruz Roja, entre otras fuentes. De estas 295 personas, solo se han hallado 36 cadáveres, entre ellos el del menor Samuel, encontrado en la costa de Barbate el pasado enero.

Tras presentar los datos, la asociación ha exigido responsabilidades en el ámbito macropolítico contra unas medidas migratorias, españolas y europeas, que ha calificado de "fracasadas, inhumanas e ineficaces". "Tienen que asumir estas muertes y que se abran vías seguras para los movimientos migratorios. Estas personas vienen en condiciones indignas que vulneran sus derechos", declara Ana Rosado, coordinadora del informe, que revela que el perfil de las personas que emprenden la ruta a Europa es de un chico, joven, varón y procedente del África negra. El 10% son mujeres y el 8% menores.

Las causas de estas desapariciones varían según la ubicación del trayecto, según estima Rafael Lara, portavoz de la entidad. En el caso de Canarias, describe que el refuerzo de medidas de seguridad en Senegal, Sáhara y Mauritania provoca que los inmigrantes busquen lugares más peligrosos o días más inestables para cruzar el Atlántico. "El control hace que las salidas sean más difíciles, por lo que es más riesgoso", apunta. En la zona de Cádiz, considera que el problema principal es la fragilidad de las pateras, que suelen ser de 10 personas. "Son ridículas", añade. Y por último califica de "zona peligrosa de tránsito" el área del Mar de Alborán por sus condiciones climatológicas. "También el recorrido es más largo y las mafias se desentienden a veces de ellos", apunta.

Los datos revelan también que se ha triplicado el número de llegadas desde 2010. Ese año llegaron 5.369 personas por la denominada frontera sur, que comprende la península, Canarias, Ceuta, Melilla y Baleares. En 2016 la cifra ascendió a 14.128. "Solo bajó la cifra en Melilla, y la explicación es que han dejado de acceder refugiados sirios al no poder cruzar por zonas en conflicto, y también por las retenciones en Turquía", ilustra Rosado. Del total estudiado en el informe, el 69% de las personas llegadas por la frontera sur a España proviene de países subsaharianos y el 31% es de origen magrebí.

Más información