Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un almanaque para cambiar el mundo

El sindicato CNT Gráficas conmemora el décimo aniversario de sus calendarios anuales con una exposición sobre ellos en la Fundación Anselmo Lorenzo.

Imagen del calendario CNT Artes Gráfica de 2017 en la valla fronteriza de Benzú, Ceuta.

Valla fronteriza de Benzú, Ceuta. Dos mujeres corren a lo largo de la misma burlando el control militar. Se paran. Una de ellas despliega una bandera negra que sujeta por el asta con las dos manos. La otra mujer le toma una foto. Está incursión secreta, digna de película, forma parte del proceso de creación de “Mujer con bandera negra”, obra de la artista Laura Pinta Cazzaniga. La imagen forma parte del calendario de 2017 que el sindicato CNT Artes Gráficas, Comunicación y Espectáculos. También está en la exposición, Obra Alternativa, que reflexiona sobre la elaboración del almanaque y que se puede ver en la Fundación Anselmo Lorenzo (Calle de las Peñuelas, 41) durante todo este mes.

“Sabíamos que lo que estábamos haciendo era ilegal y que estábamos corriendo un riesgo, pero es lo que requiere la acción directa”, cuenta Laura Pinta Cazzaniga. Enero es el mes de la denominada acción directa, uno de los doce conceptos que CNT ha querido transmitir a través de este calendario. El resto de meses representan otros valores como: denuncia, libertad, unidad, alegría, lucha, solidaridad, democracia directa, empatía, autogestión, horizontalidad, y compromiso.

Pinta Cazzaniga explica que buscaba una imagen fuerte para reivindicar la idea de un mundo sin fronteras; sin conflictos entre países. Era muy importante también que la persona que sujetase la bandera fuese una mujer por la doble lucha que las mujeres han de librar en todo el mundo. Sobre la bandera, aclara, que era negra porque “simboliza la negación de todas las nacionalidades que van contra la unidad de toda la humanidad”.

Tras una década de calendarios realizados por diversos ilustradores, este año era el turno de los artistas audiovisuales. Desde el sindicato explican que han optado por el arte social y reivindicativo. “Hemos querido juntar a artistas críticos para devolver ese carácter político y social al arte y rellenar un hueco que durante algunos años ha permanecido vacío”, explica el coordinador de la muestra Byron Maher, que ha animado a los creadores a enriquecer sus obrar y añadir elementos físicos.

Uno de ellos es una tela. No es un trapo cualquiera: el 18 de octubre de 2016, un grupo de personas migrantes fue encerrado en el CIE de Aluche por no tener papeles. Desde el techo del edificio se desplegó una tela, a modo de pancarta, con la palabra libertad en español y en árabe. Esa misma tela es la que se exhibe en la FAL junto a fotografías y otros documentos como denuncias de los manteros. “Estos objetos aportan un valor añadido a la obra, un punto físico que le otorga ese grado de importancia y de humanidad”, aclara Byron Maher.

 Él mismo, junto a Alexander Ríos, está detrás de ese trabajo, concretamente en el mes dedicado a la libertad. Su trabajo denuncia la persecución policial que sufren los manteros y la falta de intervención política. Maher cree en el poder transformador del arte pero opina que “es necesario que el artista se involucre”. Tanto él como Ríos han seguido de cerca el proceso de creación de la Asociación Sin Papeles de Madrid y a día de hoy pertenecen a su asamblea. “Con nuestra obra pretendemos realizar un cambio político-social de una realidad que es muy injusta con las personas migrantes”, explica Maher. Desde el sindicato reivindican el arte como motor de cambio y de lucha por un mundo más humano. Algo, que según ellos, “no puede ni debe esperar”.