Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los distritos podrán alegar contra los nombres de las calles propuestos por la comisión de memoria

El grupo municipal del PP presenta enmiendas al considerar que se desautoriza al comisionado

Placa de una de las calles franquistas en Madrid.
Placa de una de las calles franquistas en Madrid.

Los concejales de las Juntas de Distrito o los titulares del Área de Gobierno podrán hacer observaciones sobre los nombres de las calles y monumentos propuestos por el Comisionado de la Memoria Histórica. Esta novedad está incluida en la última modificación de la Ordenanza de Memoria Histórica presentada por el gobierno municipal el pasado miércoles. Los populares madrileños consideran que esta norma desautoriza la función del comisionado creado por la alcaldesa, Manuela Carmena, para la aplicación de la ley y que cuenta con representantes elegidos por todos los grupos políticos. El grupo popular presentará hoy enmiendas a la totalidad, así lo aseguró la portavoz de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, Isabel Rosell (PP). "Es una desautorización formal más al comisionado. Abre otra vez el camino a las peleas, al enfrentamiento entre unos y otros en vez del consenso para sacar adelante algo que recoja el sentir de la mayoría", afirmó.

Hasta que el gobierno municipal presentó la modificación parcial de la ordenanza de calles y espacios públicos el pasado miércoles, el Comisionado de Memoria Histórica elaboraba propuestas, que elevaba al órgano competente; es decir, la Junta de Gobierno, para su aprobación. Con el cambio, los populares explican que este proceso pasa a tener "demasiadas curvas". Las propuestas saldrán del comisionado e irán al pleno. Después, se trasladarán a las juntas municipales, que realizarán modificaciones que el comisionado incluirá o no y las devolverá al pleno. Finalmente, será la junta de gobierno del Ayuntamiento de Madrid la que realice la aprobación definitiva de las propuestas. “Esta medida demuestra el caos y las guerras internas de las diferentes facciones que vive el gobierno municipal en manos de Ahora Madrid", protesta Rosell.

Por su parte, la concejal presidenta del distrito de Tetuán, Montserrat Galcerán, emitió en enero tres decretos para que las calles con nomenclatura franquista del General Moscardó, General Varela y Comandante Zorita recibieran tres nombres distintos a los que proponía para ellas el comisionado de Memoria Histórica. En concreto, la concejal aprobó tres decretos para que la calle del General Moscardó pasase a llevar el nombre de la líder indígena hondureña Berta Cáceres; la del General Varela recibiera el nombre del militar portugués Antonio Augusto de Seixas y la de Aviador Zorita pasase a honrar la memoria de la actriz Amparo Baró.

Isabel Rosell explica también que después de la presentación de las enmiendas se convocará una comisión extraordinaria para que se debatan y se decida sobre ellas. Su objetivo es que se incluyan en el pleno de este mes. Además, Rosell alega que a la indignación del PP sobre la última modificación de la ordenanza se une la protesta por el incumplimiento de acuerdos aprobados en el pleno.

Según la portavoz, no se ha hecho efectivo el acuerdo unánime de todos los grupos políticos de junio de 2016 sobre la devolución de las competencias al pleno. Esta decisión actualmente está en manos de la Junta de Gobierno. “Nos parece gravísimo el incumplimiento permanente de acuerdos plenarios por parte de este gobierno. Si el Ayuntamiento hubiera cumplido durante todos estos meses este acuerdo, no hubiera tenido la necesidad de hacer esta modificación de la memoria histórica”, aclaró la portavoz. 

A su vez, Isabel Rosell puso como ejemplo de la desautorización que se está llevando a cabo con el comisionado unos jardines en el distrito de Vicálvaro. La popular aseguró que la junta del distrito aprobó darles a los jardines el nombre de las Brigadas Internacionales y que la decisión contó con el visto bueno de Medio Ambiente. "Es verdad que lo definitivo lo aprueba la junta de gobierno, pero tenemos la constancia de que en ningún momento el comisionado fue informado de este procedimiento. Algo tendría que haber dicho, porque se trata de una calle que va a tener una denominación vinculada a la memoria histórica", dijo. 

La portavoz defiende que les preocupa que el gobierno municipal les pida unidad y colaboración con el Comisionado de Memoria Histórica cuando ellos mismos no respetan lo que piden con la modificación de la ordenanza. "Lo que hemos denunciado en muchas ocasiones es la aplicación parcial de la Ley de Memoria Histórica. Estamos en contra de ella, pero ya que está que se aplique", concluye.

Más información