Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Youtube, la factoría de las estrellas

El festival Cara B propone este fin de semana una jornada para artistas crecidos en la red, como Bejo o Bad Gyal

El artista canario Bejo.

Se llama cara B, y es un festival de música y cultura alternativa que en su tercera edición (viernes y sábado en Fabra i Coats) tiende un puente con Youtube, la plataforma de difusión musical más socorrida por los músicos, especialmente por los más jóvenes, para difundir su obra. Parte de la programación del festival se orienta a poner sobre un escenario a artistas que se han hecho populares en la red gracias a Youtube. Sus organizadores, Adrián D. Bóveda y Juan Vidaechea no ven incompatibilidad entre ambos sistemas de difusión: "El formato festival tiene cuerda, aún no está desfasado. Puede estarlo alguna manera de programar, pero no el festival propiamente”, afirman antes de reconocer que “Youtube da mucha más visibilidad a los artistas de la que pueden conseguir en un festival como el nuestro, pero les ofrece una manera distinta de interactuar con su público, con las distancia anuladas”.

Cuando se habla de cifras Youtube es apabullante. Tómese por ejemplo los más de 13.000.000 de visitas que tiene Bejo, un artista canario de hip-hop y uno de los nombres más destacados del programa del Cara B, en su canal: “Youtube crea otro tipo de artistas, obliga a lanzar single con vídeo y resta importancia al disco para dársela a las canciones. Bejo hace sus propios vídeos, que no tienen un acabado de multinacional, pero comunican directamente con sus fans, comunican una idea con claridad que sus seguidores captan. No hay grandes producciones, son vídeos baratos, pero cuentan lo que Bajo quiere contar a un público que ha nacido con el móvil en la palma de la mano. Y se lo cuenta horizontalmente, no de manera vertical, como acostumbra a explicarse la industria”, piensan los directores del Cara B.

Ellos han recurrido a artistas de trap y rhythm and blues como Bad Gyal o Agorazein, para nutrir el cartel del viernes: "El trap hoy es el punk de los setenta. Los jóvenes se cagan en la música de sus hermanos, el trap les ayuda a matar a sus padres”, afirman antes de reconocer que tienen mucho interés en ver cómo reaccionará la chavalería ante la presencia de 7 Notas 7 Colores, la estrella hip-hopera nacional de los noventa. "Seguro que los hay que ni lo conocen, pero nos encanta que el festival sea el espacio para que el público se exprese lanzándoles rosas o tomates”.

La segunda jornada del festival estará destinada a propuestas con más recorrido, como Joe Crepúsculo o Nueva Vulcano, no tan vinculadas a Youtube. El Cara B propone además una muestra de clips y otra de ilustraciones comisariada por el colectivo femenino Hits With Tits.

Pero siguiendo en la red, uno de los aspectos más diferenciales de Youtube es la velocidad, reconocida como el nuevo motor de la música. "El ritmo de consumo es mucho más rápido y vertical. Los canales de antes eran canales más controlados y se conocía la secuencia del lanzamiento. Ahora todo es más rápido, se consume antes y además se ve en el espacio propuesto por el propio artista”, sostienen Adrián y Juan, que se resisten a creer que Youtube obligue por su propia velocidad a que los artistas se conviertan en proveedores de contenidos o, cuando menos, le restan importancia: “Los artistas de hoy son sus propios jefes de marketing, pero eso lo han mamado los menores de 24 años desde críos. Hoy todos los chavales son su propio personal branding, aunque sea para cambiar de cuadrilla o relacionarse con quien lo desee. Forma parte de su vida, no se agobian, los ven como algo normal cuando se convierten en artistas porque ya viven todo el tiempo en las redes sociales, no como los de otras generaciones”.