Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno sondeará la oferta de Mas para presentar un plan alternativo

Junqueras defiende que "hay un modelo que hace cosas mal y otro mucho mejor” e Iceta apunta que Mas prepara otras elecciones catalanas tras sus declaraciones ayer en Madrid

Artur Mas en la Universidad Autónoma de Madrid. En el vídeo, las declaraciones del Portavoz del Gobierno.

El portavoz del Gobierno central, Íñigo Méndez de Vigo, ha admitido este viernes tras el Consejo de Ministros que la posición mantenida el jueves en Madrid por el expresidente catalán Artur Mas, que este jueves avanzó por EL PAÍS, en la que abogaba por una tercera vía para encarar la solución del conflicto separatista en Cataluña ajena a las posiciones inmovilistas hasta ahora de ambos ejecutivos, le parecía una aportación interesante, a tener en cuenta y estudiar. Méndez de Vigo consideró en una charla privada con los periodistas que el Gobierno tendrá ahora que "sondear" en privado y con discreción esa idea para comprobar a qué se refiere, qué pretende y si va en serio.

Antes de exponer en privado esa consideración, el ministro Méndez de Vigo había asegurado en su posición de portavoz oficial que si alguien como Artur Mas tiene una nueva idea u oferta que hacer el Gobierno estará "dispuesto a escucharla con muchísimo gusto". Pero añadió: "Me gustaría que nos dijera en qué consiste, no puedo interpretar qué pasa por la cabeza del presidente Mas".

Íñigo Méndez de Vigo aceptó también, en la conversación posterior al Consejo con los periodistas, que el Gobierno tendrá ahora que saber "si hay agua en la piscina" tras ese pronunciamiento de Mas a favor de que el Estado (no solo el Gobierrno central) puedan plantear una alternativa diferente a la actual dicotomía entre el referéndum de autodeterminación de un lado (Gobierno catalán) o el cumplimiento de la ley y la Constitución con mucho diálogo de otro (ejecutivo central). El ministro subrayó ahí que la oferta de Mas no había llegado ni por los cauces discretos que ambos gobiernos aún mantienen ni por supuesto por una vía más oficial o institucional sino a través de una conferencia para estudiantes que pronunció el jueves el dirigente catalán en la Universidad Autónoma de Madrid.

El Gobierno, además, no quiere precisar cuándo podría producirse el encuentro pendiente desde hace meses entre Mariano Rajoy y el presidente catalán, Carles Puigdemont.

Méndez de Vigo reafirmó el mensaje recurrente del Gobierno desde hace meses sobre la situación en Cataluña sobre que se puede compaginar "diálogo y ley". Y reiteró en alusión a Mas y sus dos consejeras juzgadas en el Tribunal Superior de Cataluña, Joana Ortega e Irene Rigau, por el impulso a la consulta del 9-N, que todo puede discutirse y hablarse pero dentro de lo que dicta la ley y la legalidad. Cuando el Gobierno central dice que todo puede tratarse se refiere a los 45 puntos pendientes que Mas reivindicó en su día, y que ahora mantiene vigentes Carles Puigdemont, pero no se incluye nunca la convocatoria de un referéndum de autodeterminación.

"En un Estado de derecho todo el mundo está sometido a la ley y cuando se vulnera, se responde ante los tribunales", señaló el ministro portavoz y agregó que debe verse con "normalidad y naturalidad" que Mas o cualquier otro dirigente político tengan que aportar declaraciones judiciales si son llamados por un juzgado o un tribunal. "Lo raro es que se vea como algo anormal. Los responsables políticos tenemos que dar más ejemplo que otros, cuando nos llaman a declarar tenemos que ir con toda naturalidad", añadió Méndez de Vigo.

"Artur Mas sigue la estrategia de aprovechar la judicialización para activar a los independentistas y probablemente preparando las elecciones". Así ha contestado esta mañana el líder de los socialistas catalanes Miquel Iceta a las declaraciones de Mas ayer en Madrid recogidas por EL PAÍS en la que apuntaba que el Estado aún puede ofrecer una alternativa para Cataluña. Por su parte, el vicepresidente de la Generalitat y líder de ERC, Oriol Junqueras, ha insistido, a preguntas de este diario, que solo hay dos opciones que pueden escoger los ciudadanos, "entre un modelo que hace muchas cosas mal y otro que estamos convencidos que es mucho mejor".  Junqueras ha añadido: "Queremos que el Gobierno lo haga muy bien porque pensamos que nosotros tenemos la capacidad de hacerlo mucho mejor".

El vicepresidente de la Generalitat no ha querido entrar a valorar la posibilidad de incorporar una tercera preguntado en una posible consulta. En un acto sin periodistas, el expresidente catalán, sin renunciar a su convicción independentista ni al referéndum, se mostró este jueves convencido de que hay una solución a modo de tercera vía para aliviar la tensión institucional que mantienen el Gobierno central y la Generalitat de Cataluña. El presidente del PDeCat se remitió a la propuesta que apuntó el actual presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, de pactar un referéndum legal y con carácter vinculante, "con dos o tres alternativas: statu quo actual, devo max(descentralización máxima) o Estado independiente". "Somos demócratas y aceptaríamos el resultado. Pero eso del medio no existe ahora", añadió Mas.

"Viendo las declaraciones de Artur Mas, el fantasma del 9N está más presente que nunca", ha dicho Joan Giner, diputado de Podem. "Parece la preparación de la segunda parte de la película: el retorno de Mas después de que Puigdemont anunciara que no vuelve a presentarse". Por su parte, para Carlos Carrizosa, portavoz de Ciudadanos en el Parlament, a Mas "le conviene hablar cada día de repetir el 9N para escapar de sus problemas judiciales y que no se investigue la corrupción de CDC, pero a los catalanes les conviene un gobierno estable que trabaje para todos". Alejandro Fernández, portavoz del Partido Popular en la Cámara Catalana, ha apuntado, sin embargo, que si Mas hubiera realizado ese tupo de planteamiento en 2012 en lugar de llevar a Cataluña a "un callejón sin salida nos hubiéramos ahorrado este calvario. "Respetando la ley siempre hemos estado abiertos al diálogo", ha subrayado.

 

Más información