Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo Bernabéu ganará hasta 12 metros más en altura

El club de fútbol gastará 13 millones de euros para la remodelación del entorno del campo

Maqueta del nuevo estadio Santiago Bernabéu. Vídeo: rueda de prensa de Florentino Pérez y Manuela Carmena en octubre (difundida por C. F. Real Madrid).

El futuro estadio Santiago Bernabéu podrá alcanzar hasta 12 metros más de altura. El gobierno de Manuela Carmena ha dado luz verde al incremento de la volumetría del campo necesaria para instalar la cubierta retráctil que el club de fútbol Real Madrid quiere instalar sobre las gradas y que se empezará a construir en 2018. El Real Madrid asumirá el coste de la remodelación del estadio y del entorno. Esta última actuación está valorada en 13 millones de euros. El Ayuntamiento cree que la remodelación del campo mejorará toda la zona.

El diseño acordado entre el Ayuntamiento y el Real Madrid para la remodelación del Bernabéu prevé la creación de una gran plaza pública en la entrada principal del estadio. Se tratará de un amplio espacio de 10.000 metros cuadrados, sobre el que volará un alero de 21 metros de ancho y sin apoyos en el suelo. La zona de la Esquina de Bernabéu, donde actualmente se halla un centro comercial, se convertirá en un área ajardinada de casi 6.000 metros cuadrados.

Con ello se modificará el aspecto exterior del campo, gracias a un sistema de iluminación variable, que emulará modelos ya existentes en Europa, como el Allianz Arena, el estadio del Bayern de Múnich (Alemania). El proyecto prevé cubrir integralmente el Bernabéu a través de una envoltura traslúcida que emita luz cambiante de varios colores a partir del atardecer y durante la noche.

La cubierta será retráctil y se levantará en verano tardando 15 minutos en abrirse. Esto obligará a subir la altura del estadio hasta 12 metros (actualmente tiene 45 metros), según explicó el concejal de urbanismo del Ayuntamiento, José Manuel Calvo, tras la aprobación del plan especial para el Bernabéu.

El campo tendrá, además, una nueva grada de 3.000 asientos, pero el rediseño no afectará a los 81.000 puestos destinados a los espectadores. El incremento de la volumetría no se traducirá, por lo tanto, en un aumento del aforo.

Con su visto bueno, Carmena permite dar un paso adelante hacia la licitación de las primeras obras. El grueso de las intervenciones se ejecutará entre los veranos de 2018 y 2019, aunque algunas actuaciones podrían empezar en la próxima pretemporada de la Liga. El equipo de fútbol prevé gastar 400 millones para la reforma del estadio. A este dinero se sumarán los 13 millones necesarios para la remodelación de las zonas aledañas, para cuya ejecución el Real Madrid se ha comprometido ante el Ayuntamiento. Las obras saldrán a licitación en un proceso al que no podrá concurrir la constructora de su presidente, Florentino Pérez.

"La reforma del Bernabéu va a generar un enorme beneficio al barrio", afirmó el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo. Las actuaciones representan una "oportunidad" para "dinamizar" todo el entorno de la Castellana, formando, entre otras cosas, nuevos "corredores verdes", sostuvo el edil. En este sentido, el Real Madrid deberá presentar al Ayuntamiento un "plan de movilidad sostenible" para resolver el problema del tráfico en los días de partido.

El plan del Ayuntamiento establece mejoras en la urbanización de la avenida de Concha Espina, donde se ampliarán las aceras gracias a que las torres de evacuación serán reconfiguradas para ganar eficacia. También se renovará la calle de Rafael Salgado, incorporando zonas públicas y mejorando la calidad ambiental, al convertirse en una vía con un tráfico menos denso. La glorieta de los Sagrados Corazones podrá incluirse en el ámbito de las obras de urbanización.

El rediseño del estadio del Real Madrid llega tras la anulación del anterior proyecto, que fue bloqueado en los tribunales. La intención primera era crear un centro comercial y hotelero de 12.250 metros cuadrados en la fachada del paseo de la Castellana, así como hacer un aparcamiento subterráneo de 600 plazas.

Capacidad negociadora

Con el nuevo plan especial aprobado por el Ayuntamiento, el club logra mantener su gran objetivo comercial: incluir en el campo instalaciones complementarias, como un hotel de lujo o un centro comercial. "El plan especial establece unas horquillas de uso, pero en última instancia la asignación es discrecional por parte del promotor", explicó Calvo durante su comparecencia.

El equipo de Carmena indicó que "de nuevo" cogió un proyecto tumbado por la Justicia y lo recupera con la premisa de "situar el interés general sobre otros intereses particulares". "Se demuestra la capacidad de negociar con todos los actores, de desbloquear proyectos que estaban enquistados, y se demuestra también el dinamismo a la hora de plantear proyectos para mejorar la ciudad existente", afirmó el delegado de Urbanismo.

El estadio Santiago Bernabéu seguirá llevando el nombre de su antiguo presidente, que dirigió el club durante 35 años hasta su muerte, en 1978. Pero podría ganar un segundo "apellido comercial", tal y como explicó Florentino Pérez en su día. Este podría ser el de Ipic, la empresa petrolera dueña de Cepsa, que firmó un acuerdo en 2014 para ser uno de los patrocinadores de las reformas del nuevo estadio.

Más información