Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lluís Llach dice que la Generalitat intentó traer refugiados en barco a Cataluña

El departamento de Trabajo y Asuntos Sociales confirma que "se han explorado todas las vías de acogida" ante la lentitud del Gobierno central

Lluís Llach, en la presentación de los miembros de Junts pel Sí.
Lluís Llach, en la presentación de los miembros de Junts pel Sí.

El diputado de Junts pel Sí Lluís Llach ha asegurado esta mañana que, ante el bloqueo del Gobierno central a la acogida de refugiados, la Generalitat intentó traer directamente a solicitantes de asilo “en barcos y aviones”. La concesión de este estatus es una potestad exclusivamente del Estado. En una entrevista a RAC-1, el también cantautor salió en defensa de la consejera Dolors Bassa y el Secretario General Oriol Amorós, máximos responsables de la política de acogida catalana. Desde el Departamento de Trabajo y Asuntos Sociales confirman que "se han explorado todas las vías de recogida".

“Bassa me dice que no podemos hacerlo [traer refugiados], que lo hemos intentado incluso a ver si en barcos, pero qué hacemos. ¿Los traemos aquí y después qué pasa? ¿Los dejamos tirados en la Aduana?”, ha asegurado el diputado de Junts pel Sí. En la entrevista, el periodista Jordi Basté le repregunta por el tema y Llach ha insistido: "Se había hablado de aviones y cosas así". 

La concesión de asilo es una competencia del Estado español. La Generalitat siempre ha afeado que el Gobierno del PP ni siquiera se haya cumplido la cuota de reparto de refugiados fijada por la Unión Europea y que la llegada se haga a cuenta gotas. Cataluña cuenta con un plan de acogida que incluye mentores y ayudas económicas, pero no hay familias que las puedan utilizar.

Desde la Generalitat confirman que esta opción se ha barajado pero nunca traspasando la legalidad. "Sabemos que hay territorios vecinos a las zonas de conflicto desde donde podrían salir aviones y que hay operadores dispuestos a hacerlo, pero finalmente siempre topamos con el problema que para dar seguridad jurídica a las personas refugiadas siempre acaban necesitando un visado del Estado", han explicado fuentes de Trabajo y Asuntos Sociales. "Es absurdo que se obligue a los refugiados a utilizar vías inseguras cuando pueden usar las seguras", han agregado desde el departamento.

Las declaraciones de Llach llegan después de la polémica desatada por el periodista Jordi Évole, la semana pasada, cuando durante el concierto en favor de los refugiados lanzó críticas a todas las Administraciones: "Os refugiáis y decís que es un problema de competencias; yo creo que éste no es solo un problema de competencias, es un problema de incompetencias". Estas críticas sentaron mal en el seno del Ejecutivo catalán, que se ve listo para asumir la llegada de los solicitantes de asilo.