Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ahora Madrid y el PSOE aprueban en el pleno las cuentas municipales

Las líneas del presupuesto vienen marcadas por más inversiones y gasto social

Manuela Carmena en el pleno del Ayuntamiento de Madrid.

El pleno del Ayuntamiento ha votado este miércoles las cuentas municipales de 2017. La convergencia de PSOE y Ahora Madrid, la formación vinculada a Podemos que gobierna la capital desde 2015, ha sido determinante para dar luz verde a las cuentas. El acuerdo representa un suspiro de alivio para los miembros del gobierno local, tras una negociación con el PSOE que ha durado más de un mes y que en diciembre obligó al equipo de Manuela Carmena a prorrogar las cuentas del año pasado.

El debate en el pleno municipal ha sido más bronco que en otras ocasiones. Por parte de Ciudadanos y el Partido Popular no han faltado críticas a la gestión del concejal de Economía, Carlos Sánchez Mato, mientras que los mismos socialistas, quienes colaboraron en la redacción definitiva de los presupuestos, han advertido que vigilarán que el compromiso presupuestario se cumpla.

El delegado del Área de Economía del Consistorio, Carlos Sánchez Mato, ha defendido apoyándose en varios gráficos que desde 2015 a 2017 el gasto social en la capital se ha disparado en casi 300 millones. Además, ha presumido que el incremento del pago de la deuda a los bancos –calificada por el edil de "ilegítima"- se debe a unas leyes estatales que considera equivocadas. Para Sánchez Mato el mayor logro del acuerdo firmado con el PSOE es avanzar en políticas sociales necesarias para Madrid.

El gobierno municipal tiene previsto incrementar sus actuaciones en varios ámbitos: vivienda social, centros educativos, atención a mayores e igualdad. Por ello, el Consistorio dispondrá de un superávit de 1.175 millones de euros (casi el doble del año pasado). "Ni un euro más en deuda. Reducimos la que teníamos e incrementamos el gasto social un 22%", ha resumido el edil durante su intervención.

En cifras globales, el presupuesto del Ayuntamiento crece un 5% con respecto al año anterior, hasta los 4.702,8 millones. Por primera vez se incorporarán los llamados "presupuestos participativos", por un valor de 100 millones. El gasto para los distritos subirá un 11% y el de cada área de gobierno casi un 10%. Aunque la clave de que todo lo esbozado esta mañana se convierte en realidad sigue siendo que los niveles de ejecución mejoren con respecto al año pasado.

Entorno a esta idea se ha movido la crítica de los socialistas. El PSOE se ha mostrado "satisfecho" por el acuerdo, pero ha advertido de que el cambio prometido por Ahora Madrid aún no se ha materializado, y que los avances hasta ahora han sido "insuficientes". Urbanismo, cultura, empleo, movilidad y limpieza son las áreas donde el PSOE espera incidir más a través de su aportación. El PSOE ha movilizado a través de varias enmiendas más de 140 millones de euros que atañen a estos ámbitos: "Los vecinos deben sentir que Madrid está cambiando", ha reiterado la portavoz Causapié.

Por parte de la portavoz de Ciudadanos, Begoña Villacís ha dirigido una dura crítica a la bancada socialista por su "falta de oposición" al gobierno de Ahora Madrid. Ellos tienen la clave de la gobernabilidad de la ciudad, ha considerado Villacís, pero no la está aprovechando, sostiene la portavoz. La edil también ha arremetido contra el concejal de Economía por "ocultar" informaciones a los grupos municipales y "mentir" a los madrileños: "Todo lo que ha prometido se ha convertido en gas, en espuma", ha espetado la portavoz, recordando que, solo en cuanto a escuelas infantiles, el Ayuntamiento no ha ejecutado ni un centro educativo de los siete prometidos.

Villacís también ha reprochado al Ayuntamiento la compra realizada a finales de diciembre de un edificio de 104 millones. "Uno de cada cuatro euros de inversiones se ha ido a comprar un palacete", ha denunciado. La compra de este inmueble ha sido criticada también por el PP. Ambas formaciones creen que Sánchez Mato utilizó esta compra para destinar dinero de partidas no ejecutadas (571 partidas), y "maquillar" así su porcentaje de ejecución a final de año. El Ayuntamiento sigue defendiendo que de esta forma se reduce el montante de alquileres municipales y celebra la recuperación de un edifico cedido durante la época de Ruiz-Gallardón.

Íñigo Henríquez de Luna (PP), responsable económico del grupo liderado por Esperanza Aguirre en Madrid, también ha dirigido parte de su intervención a la decisión del PSOE de apoyar las cuentas. "Ustedes no quieren ser muletas [de Ahora Madrid], sino entrar en el gobierno", ha sostenido de Luna, acusando al PSOE de haber "hecho un teatrillo" durante las negociaciones de las cuentas. En opinión de De Luna, el proyecto presupuestario de Carmena subirá los impuestos a la clase media e incrementará la deuda pública tras implementar políticas "dogmáticas".