Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Carmena contrata para la consulta popular a la empresa de Vistalegre 2

Al tratarse de dos contratos menores, la adjudicación no salió a concurso público

Manuela Carmena vota en una mesa electoral de la consulta ciudadana.
Manuela Carmena vota en una mesa electoral de la consulta ciudadana.

Agora Voting, la empresa que realizó el conteo de votos en el último congreso de Podemos (Vistalegre 2), y que dotó de software a Ahora Madrid y a Barcelona en Comú para sus primarias, ha sido designada por el Ayuntamiento de Madrid para realizar la consulta ciudadana que decidirá qué proyecto quieren los madrileños para la plaza de España. La firma, que también emplea las marcas Nvotes y Online Voting, fue elegida directamente por el Consistorio para realizar este trabajo. Al tratarse de dos contratos menores —menos de 18.000 euros sin IVA—, la adjudicación no salió a concurso público.

A través de dos contratos, uno de más de 3.000 euros y otro de casi 20.000 (IVA incluido), el Ayuntamiento encargó en 2016 a Agora Voting S.L. (hoy Nvotes) la gestión del sistema de votación electrónica de la consulta ciudadana sobre el futuro de la plaza de España y la Gran Vía. Ambos contratos tienen el mismo epígrafe ("Plataforma de votación electrónica") y se refieren al proceso participativo que está teniendo lugar esta semana.

Los contratos menores no pueden superar nunca los 18.000 euros y tampoco pueden dividirse para evitar el concurso público. Su reducida cuantía permite al Ayuntamiento elegir de forma directa a sus adjudicatarios. El Consistorio solo tiene que invitar a un mínimo de tres empresas y elegir la que considera mejor.

Estas adjudicaciones se cerraron a través del organismo autónomo de informática del Ayuntamiento (IAM). Esta entidad municipal está ahora bajo la lupa del servicio de inspecciones interno del Consistorio por un supuesto caso de contabilidad en B vinculado a varios contratos firmados en noviembre por un valor total de más de un millón de euros.

Agora Voting proporciona, según su web, servicios de votaciones seguras en Internet. Tiene "más de dos millones de usuarios", reza su página. Entre ellos destacan Podemos, Barcelona en Comú y Ahora Madrid, la confluencia municipal que orbita alrededor de la formación de Pablo Iglesias y que lanzó a Manuela Carmena a la alcaldía de Madrid.

El Ayuntamiento replicó este lunes que Nvotes fue la elegida por "tener el sistema más seguro de votación online de las empresas" que fueron invitadas. Destaca, además, que esta firma es la única que cuenta con software libre, "requisito indispensable para un proceso transparente".

Eduardo Robles, uno de los tres fundadores de Agora Voting y Nvotes, señala que ninguno de los creadores de esta empresa está afiliado a Podemos o a alguna de sus marcas regionales y municipales. "Somos una firma independiente, que además de Madrid ha trabajado con otros Ayuntamientos, como el de Lugo [dirigido hoy por el PSOE y apoyado por el Bloque Nacionalista Gallego y Lugo Novo, movimiento cercano a Podemos], y otras entidades como la Asociación Española de Cirujanos o el Colegio de Ingenieros de Barcelona", explica.

No obstante, reconoce que colaboraron con Podemos en algunas conferencias sobre los mecanismos de voto telemático a lo largo de los dos años de vida de la formación de Pablo Iglesias. En concreto, en unas jornadas celebradas en la Universidad Complutense entre el 20 y el 22 del pasado julio, tituladas El efecto Podemos, entre la Teoría y la Práctica, Agora Voting participó como colaboradora.

Incidir en la esfera política

En un documento encabezado con los anagramas de Podemos y la empresa se puede leer: "La metodología de Podemos cuenta con un considerable apoyo de la ciudadanía implicada en la política de base y movilizada en los últimos años, gracias a una propuesta que combina capitales y aprendizajes mediáticos en televisión, redes sociales y nuevas herramientas de ciberparticipación para incidir en las diversas dinámicas de la esfera política". En las jornadas intervinieron los dirigentes de Podemos Pablo Iglesias, Íñigo Errejón, Pablo Echenique, Juan Carlos Monedero, Rafa Mayoral, Irene Montero, entre otros, además de David Ruesca, propietario de Agora Voting.

En el caso concreto de la consulta madrileña, Nvotes se encarga de la gestión de uno de los dos servidores a través de los cuales se realiza el recuento de las papeletas virtuales. El otro servidor le corresponde al Ayuntamiento de Madrid, a través de la web Madrid Decide. El sistema cruzado de servidores sirve, dicen, para mantener la privacidad del voto.

Un referéndum para elegir el aspecto de la plaza de España

Antonia Laborde

Desde este lunes y hasta el domingo que viene, los empadronados en Madrid de más de 16 años (unos 2,7 millones) están llamados a las urnas. De su voto dependerá el aspecto final de la plaza de España o la reforma de la Gran Vía.

Podrán votar tanto a través de la plataforma Decide Madrid (decide.madrid.es) o introducir su voto en las urnas físicas distribuidas en 60 lugares de la capital. La consulta no tiene la validez jurídica de un referéndum, pero la alcaldesa se ha comprometido a que el resultado sea vinculante.

A pesar de que el Consistorio informó de que las mesas iban a estar abiertas entre las 9.30 y las 19.00 horas, algunas tuvieron problemas de organización. Un residente en Arganzuela confirmó a EL PAÍS que no pudo votar por la tarde ya que la mesa cerró a las 13.30. En otra de las instaladas en este distrito tampoco se abrieron las urnas en toda la mañana. Poco antes del cierre, solo se habían recogido 20 votos.

Quienes sí pudieron votar fueron la alcaldesa, Manuela Carmena, y el delegado de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, Pablo Soto, que lo hicieron en el Patio de Cristal del Palacio de Cibeles. Carmena destacó el “hito” que representa este proceso electoral innovador.

Más información