Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Madrid distribuye 100 carnés de “cuidadores de colonias felinas”

En la ciudad existen alrededor de 400 colonias de gatos registradas oficialmente

Araceli Jurado y Damaris Ortega muestran sus carnés y uno de los gatos de su colonia.

El Ayuntamiento de Madrid ha comenzado a expedir carnés de “colaborador de colonias felinas”. En poco más de un mes, un centenar de ciudadanos ya disponen de este distintivo que les faculta para cuidar gatos callejeros. No existe un censo de felinos sin dueño en la ciudad, pero fuentes municipales calculan que existen 400 colonias. El coste del pienso corre a cargo de los particulares, mientras que el Consistorio se hace cargo de las esterilizaciones y del marcado electrónico.

Esta llamativa iniciativa está gestionada por Madrid Salud, responsable del Centro de Protección Animal. Su objetivo es reducir el número de gatos callejeros, a la vez que “integrarlos en el entorno sin que eso suponga problemas para los vecinos de los diferentes distritos”, según María José Montes, del centro de protección animal.

Pero en vez de dedicar personal municipal a estas labores, el Ayuntamiento ha preferido dejarlas en manos de voluntarios. De hecho, alrededor de 100 personas ya disponen del carné de “colaborador de colonias felinas”, como se denomina oficialmente al distintivo que portan los particulares que participan en la iniciativa.

El carné establece dos tipos de voluntarios: responsables y autorizados. Los primeros ejercen como interlocutores entre el Ayuntamiento y las sociedades de protección animal. Los autorizados, en cambio, se ocupan del cuidado de los ejemplares, su alimentación, limpieza de las parcelas donde viven y la aplicación del llamado método CES (captura, esterilización y suelta). Las identificaciones, que son personales e intransferibles, solo autorizan a cada voluntario a atender a su propia colonia. El proyecto se puso en marcha en diciembre y, según el Ayuntamiento, ya se han marcado a miles de ejemplares en las 400 colonias registradas.

 Colonias controladas

El protocolo de cuidado de los gatos —denominado oficialmente Procedimiento para la Gestión de Solicitud de Colaboración del Ayuntamiento en la Consolidación de Colonias Controladas de Gatos Urbanos por Razones de Sostenibilidad y Bienestar Animal— fue aprobado por el Consistorio el pasado 29 de abril.

Arancha Sanz, miembro de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid, considera un triunfo la iniciativa. “Antes el Ayuntamiento recogía los gatos y los sacrificaba. La solución es la que se ha aprobado: esterilizarlos para que sean menos y tenerlos controlados”, explica.

Los carnés pueden ser pedidos a través de la web del Ayuntamiento. Los solicitantes deben acudir a una jornada informativa para conocer los procedimientos que deben seguir. El Consistorio esteriliza gratis a los felinos y son los portadores del carné los encargados de la alimentación —sobre todo pienso seco— y los cuidados médicos.

Luis es residente en Madrid y cuida a una colonia desde hace ocho años. Ya ha solicitado el carné municipal, pero aún está a la espera de recibirlo. “En mi colonia son 14 gatos pero llegué a tener más de 30”. Este “madrileño de adopción” reconoce que el mantenimiento de los animales es muy caro. “Me gasto al mes 100 euros en esterilizaciones, 40 en pienso y 40 en latas de comida”, aclara. A su vez, Luis asegura haber recibido amenazas de gente que considera a los felinos un foco de infecciones.

Araceli Jurado tiene carné desde diciembre y a su cargo una colonia de seis ejemplares en Moratalaz. “Antes de tener este distintivo te sentías un delincuente. Nos escondíamos para dar de comer a los gatos y temíamos que nos pudieran multar”, afirma. Jurado sostiene que su grupo no le roba mucho tiempo y que lo hace con gusto, a pesar de que algunos vecinos la insulten y amenacen con llamar a la policía. Araceli colabora en la colonia de su amiga Damaris Ortega, también titular de otro carné. La colonia de Ortega la forman 10 gatos y lleva casi 9 cuidando de los felinos callejeros.

María José Montes, del Centro de Protección de Animales, aclara que la normativa municipal vigente permite alimentar a los animales callejeros. “La ordenanza establece que solo está prohibido darles de comer cuando puedan derivarse molestias, daños o problemas de insalubridad”.

Felinos sin cifras oficiales

Fátima Monzón, colaboradora de la Sociedad de Animales y Plantas, asegura que no existe un censo oficial sobre el número de gatos callejeros en la ciudad. “No hay cifras oficiales, pero se calcula que en total son unos 100.000. Lo que sé es que concretamente en Moratalaz, que es de lo que yo me encargo, puede haber hasta 2.500, pero están escondidos durante el día”, explica.

Afirma que la supervivencia de los felinos depende de la zona, pero que como mucho su esperanza de vida puede llegar a los cinco años. En cuanto al número de crías, la madrileña asegura que lo habitual es que las gatas tengan dos o tres partos al año, es decir, 12 crías anuales.

Más información