Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Activistas de la sanidad pública boicotean el estreno del Círculo de Salud

Los mossos impidieron la entrada de los manifestantes a la sala donde el lobby sanitario hacía su presentación oficial

Los activistas concentrados delante del Hospital Sant Joan de Déu
Los activistas concentrados delante del Hospital Sant Joan de Déu

El Círculo de Salud, el nuevo lobby sanitario catalán auspiciado por médicos y gestores de grandes hospitales, echó ayer a andar con la sombra de la sospecha tras de sí. Aunque su presidente, Miquel Bruguera, negó que quisiera ejercer presión o “fiscalizar” la gestión del consejero de Salud, Toni Comín, el Círculo de Salud ha contado con el rechazo manifiesto de los actores sociales. De hecho, más de medio centenar de personas protestarpm ayer a las puertas del hospital Sant Joan de Déu, donde el nuevo think tank se presentaba en sociedad, para denunciar los intereses privatizadores del grupo de debate.

“Vosotros [los miembros del Círculo] no estáis aquí para decidir qué se hace con el dinero de la sanidad pública ni para fiscalizar a Comín”, advertía una manifestante. Los concentrados, entre los que estaban políticos como Albano Dante-Fachín (Podem) y varios miembros de la CUP, como la ex diputada Isabel Vallet, corearon consignas en favor de la sanidad pública e intentaron entrar a la sala donde se reunía el Círculo, pero los Mossos d'Esquadra les impidieron la entrada. Al no poder acceder, los manifestantes (también de la Marea Blanca, la Marea de Pensionistas de L'Hospitalet y el sindicato CGT) intentaron boicotear el acto aporreando desde fuera los cristales de la sala de conferencias. Los activistas temen que el Círculo se convierta en un grupo de presión para defender los intereses privados de las “élites” que, aseguran, conforman el propio lobby.

“Espacio de reflexión”

Por su parte, Bruguera insistió en que “los médicos no son élites”. Su intención, indicó, “es crear un espacio de reflexión y debate para mantener el sistema de salud desde el punto de vista de la sostenibilidad”.

Bruguera se posicionó, a título personal, a favor del plan de Comín de echar de la red pública al afán de lucro pero indicó que “es un apriorismo infantil decir que es mejor lo público que lo privado”. El médico aseguró que “es intocable que el modelo sea gratuito y universal” pero matizó que a los pacientes “no les ha de preocupar de quién es la titularidad del hospital”.

Entre los 200 expertos sanitarios que se han adherido al manifiesto están el prestigioso epidemiólogo Toni Trilla, la gerente del hospital del Mar, Olga Pané, o Francesc Brosa, subdirector del CatSalut en la época del ex consejero Boi Ruiz.