Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Aprender a enseñar por competencias

Universidades y Enseñanza ponen en marcha un máster piloto para formar a los profesores en las nuevas técnicas

Los maestros volverán al aula, pero como alumnos. Las lecciones magistrales en las que se exigía aprender de memoria los contenidos tienen los días contados. El aprendizaje basado en competencias, que pone al estudiante en el centro del sistema y al profesor como un mero acompañante de su proceso, se perfila como el futuro de la educación y la Generalitat ha empezado a formar a sus docentes con este perfil. Medio centenar de maestros de primaria e infantil han comenzado hace unos días el primer máster interuniversitario que les forma en el aprendizaje por competencias.

“Se trata de una formación permanente para actualizar la práctica educativa. Haremos dos ediciones piloto con 50 docentes en cada una”, explica Antoni Llobet, secretario de Políticas Educativas. La formación, que dura dos años, estará financiada mayoritariamente por la Generalitat, aunque los participantes tendrán que abonar unos 500 euros cada curso.

Las dos ediciones arrancarán en la Cataluña Central porque, según Llobet, ese territorio “tiene la escala de diversidad que buscamos y representa muy bien todas las distintas tipologías de escuelas públicas”. De hecho, hay un profesor de cada uno de los centros de la zona, incluidas escuelas de alta complejidad. El máster es semipresencial.

“No es sólo un cambio metodológico, sino también reflexionar sobre las propias prácticas de cada uno y de su centro. No se trata de homogeneizar las prácticas, sino mejorarlas”, apunta Antoni Badia, coordinador del máster en la UOC. Aparte de la metodología desarrollada en el máster, los docentes también analizarán modelos que se aplican en otros países y prácticas que ya se hacen en centros catalanes.

La propia estructura del máster no estará basada en asignaturas, sino en los llamados ámbitos compentenciales. “Una metodología globalizada que concibe el profesor como un profesional que analiza y reflexiona y se inspira en la experiencia de otros profesionales”, apunta Enseñanza. La idea es que los docentes tengan herramientas para trasladar al aula el aprendizaje por compentencias, en el que el alumno tenga autonomía y capacidad para resolver las cuestiones que se le presentan y aplicar los conocimientos adquiridos, no solo memorizarlos. La evaluación tampoco será por notas, sino por adquisición de competencias.