Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat se hace cargo del copago farmacéutico de los menores con rentas bajas

Carmen Montón: "Nada ni nadie nos hará desistir de habilitar ayudas"

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, la consejera de Sanidad, Carmen Montón, y el líder de Podemos, Antonio Montiel. Ampliar foto
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, la consejera de Sanidad, Carmen Montón, y el líder de Podemos, Antonio Montiel.

El Gobierno valenciano asumirá el copago farmacéutico de los menores que estén adscritos a una tarjeta sanitaria cuyo titular perciba menos de 18.000 euros anuales. Y de los hijos de migrantes en situación irregular. El presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, y la consejera de Sanidad, Carmen Montón, han presentado hoy la medida, que entrará en vigor el próximo 14 de febrero, y, que supondrá una inversión de 8 millones de euros al año.

El decreto se suma al que evitaba los efectos del copago para los pensionistas con rentas bajas y a personas con diversidad funcional. Puig ha asegurado que las ayudas destinadas a asumir el copago de los tratamientos farmacológicos de los menores supone un "mecanismo de defensa para la salud". "Se trata", ha dicho, "de un instrumento que quiere actuar contra las consecuencias negativas que tiene el copago en la salud de los valencianos y las valencianas".

Se beneficiarán de las ayudas un total de 404.647 menores residentes en la Comunidad Valenciana.  399.974 son menores de edad, titulares de tarjetas de renta baja, y 4.673 son menores de edad con asistencia sanitaria en situaciones especiales, que deben abonar el 40% del coste de los medicamentos.

Para acceder a las ayudas no se valora el nivel de renta de la unidad familiar sino del titular de la tarjeta SIP a la que está adscrito el menor. El objetivo que se persigue es que ningún menor se quede sin tratamiento por su situación económica o administrativa. Montón ha señalado: "Nada ni nadie nos hará desistir de habilitar ayudas o aumentar su ámbito de aplicación".

La consejera ha explicado que la inversión que se va a realizar proviene del ahorro conseguido por la eficacia de la gestión sanitaria del Gobierno valenciano. "La sanidad no es cara, lo que es caro es gestionar mal, el descontrol y la corrupción", ha resaltado, tras insistir en que los recursos siempre serán insuficientes mientras la financiación sea injusta para la Comunidad Valenciana.

Montón ha subrayado su intención de mantener las ayudas frente a la clara posición del Gobierno que preside Mariano Rajoy de mantener el copago farmacéutico. "Con la misma contundencia el Gobierno valenciano mantiene las ayudas que se iniciaron con la recuperación de la universalidad de la atención sanitaria y con la asunción del copago para los colectivos más vulnerables porque es una prioridad entre las prioridades", ha defendido. "No hay recursos ante los tribunales ni presiones que nos impida actuar con criterios de justicia y solidaridad ante los más vulnerables", ha insistido.

Puig ha manifestado que la medida no es una ocurrencia ni una improvisación, que persigue mejorar la salud de los valencianos. "El gasto es una inversión y que las sociedades que evolucionan mejor son aquellas con más cohesión social", ha remarcado.

El presidente del colegio de Farmacéuticos, Sergio Marco, ha expresado su satisfacción y ha indicado que, en la actualidad, la consejería paga puntualmente cada mes, un hecho que permite a los profesionales del sector estabilidad. "Los farmacéuticos estamos al lado de la Administración en esta medida, que aunque parezca económica, es también sanitaria", ha señalado.

Más información