Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Dénia un fugitivo alemán que asesinó a su hija de seis años en Lloret de Mar

Había huido de su país cuando tenía la pena suspendida por el crimen, que cometió en 2001 en Girona

Una playa de Lloret de Mar. Ampliar foto
Una playa de Lloret de Mar.

La policía ha detenido en la ciudad alicantina de Dénia (Alicante) a un fugitivo alemán que asesinó a su hija de seis años el 17 de agosto de 2001 cuando pasaba con ella unas vacaciones en un hotel de Lloret de Mar (Girona), según han informado este sábado fuentes policiales. El sospechoso sufría un trastorno psíquico cuando perpetró el crimen y fue condenado en su día, pero solicitó cumplir la pena en su país. Fue trasladado en 2006 a Alemania, donde ingresó en un centro psiquiátrico. Tres años después quedó en libertad. La justicia germana accedió a suspender la ejecución de la condena y le impuso la obligación de someterse a determinadas medidas de vigilancia. Sin embargo, el parricida, que tiene 49 años, desapareció en la primavera de 2013 y desde entonces se encontraba en busca y captura.

La policía lo localizó hace unos días en el hotel de Dénia donde se hallaba hospedado y lo arrestó en cumplimiento de la orden europea de detención y entrega emitida por Alemania. La brigada judicial de la comisaría de esta localidad alicantina lo ha puesto ahora a disposición de un juzgado de la Audiencia Nacional como paso previo a su extradición.

El parricida mató a su hija repentinamente en el hotel de Lloret de Mar donde ambos pasaba unos días de vacaciones. Axel L., que entonces tenía 34 años, atravesaba una fuerte depresión por la reciente muerte de su esposa. Precisamente llevó a la niña al mismo establecimiento hotelero donde se había alojado con la difunta seis años antes. Él mismo confesó a la policía municipal lo que había hecho. Los agentes subieron a la habitación y encontraron a la pequeña en la bañera, cubierta con una toalla mojada con la que su padre la había asfixiado.

En mayo de 2010, esta localidad gerundese revivía la pesadilla. En otro de sus hoteles, el Miramar, una ciudadana británica, Lilianne Smith, acababa con la vida de sus dos hijos, de 11 meses y cinco años. También por asfixia. Les puso una bolsa en la cabeza hasta dejarlos sin aire. Su marido y padre del menor de los niños, Martin Smith, acababa de ser detenido en Barcelona. Era uno de los pederastas más buscados del Reino Unido, donde estaba acusado de abusar de trece menores de 16 años.

Más información