Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ágora será la sede de CaixaForum en Valencia

Será la octava ciudad española donde la fundación abre las puertas de su centro cultural

El edificio del Ágora, en Valencia.
El edificio del Ágora, en Valencia.

El edificio del Ágora, el último edificio construido en el complejo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, se convertirá en la sede de CaixaForum, según ha confirmado este jueves la entidad en Barcelona.

La fundación de Caixabank lleva tiempo en negociaciones con la Generalitat Valenciana para abrir un centro cultural en la capital valenciana. El presidente valenciano, Ximo Puig, propuso desde el principio que el edificio del Ágora, diseñado por el arquitecto Santiago Calatrava, fuera la sede, mientras que el alcalde de Valencia, Joan Ribó, pujó también por albergarlo y propuso el edificio portuario de los Docks, junto a la Marina de Valencia. Al final, será el Ágora.

La Fundación La Caixa concretará a partir de ahora con la Generalitat los detalles del proyecto y la inversión precisa. En plazo de dos meses dispondrán de un plan más definitivo para el diseño y apertura del centro. Todavía tiene que llevar a cabo un proyecto arquitectónico para ubicar el CaixaForum. Lo que es seguro, según estas fuentes, es que las instalaciones no ocuparán todo el inmueble, sino que deberán construir en su interior un edificio o estructura específica para el espacio, algo parecido a un cubo.

La fundación cultural manifestó en 2008 que quería un edificio emblemático en Valencia como mascarón de proa de la actividad cultural promovida por la obra social de su fundación. Fue tras la apertura en Madrid de un CaixaForum en la antigua central eléctrica del Mediodía, un edificio proyectado en 1899 y reinventado por Herzog & De Meuron. Valencia era una entidad prioritaria entonces, por su población y el número de oficinas en la autonomía, pero el proyecto se atascó.

El Ágora ha sido un edificio muy costoso e infrautilizado. La Generalitat, cuando la gobernaba el PP, urgió a Calatrava a que las obras se acabaran de forma provisional con el objetivo de albergar eventos deportivos. Nunca se terminaron definitivamente -había partes sin rematar-, por lo que este gigantesco edificio, de 80 metros de altura, se ha deteriorado con el paso de los años.

La sociedad Avanqua es desde 2015 la nueva concesionaria de la gestión del Oceanogràfic y L'Àgora pero su desencuentro con la Generalitat a cuenta de los desperfectos que presenta el emblemático edificio, hizo que la concesionaria no se hiciese cargo del Ágora y, por tanto, no tuviera un uso concreto.  

En la actualidad, además de las capitales de provincia catalanas, cuentan con CaixaForum otras ciudades como Madrid, Palma y Zaragoza. Este último es además el primero en un edificio de nueva construcción, ya que en el resto de casos se acondicionaron inmuebles ya existentes.

Más información