Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indignación en el Gobierno catalán por un cartel de la CUP donde abofetean al consejero de Salud

Toda la oposición menos los anticapitalistas se desmarca de los carteles

Enésimo rifirrafe entre la CUP y el Gobierno catalán por los recortes sanitarios. Unos carteles de Endavant, organización integrada en la CUP, en los que una enfermera abofetea al consejero de Salud, Antoni Comín, han causado indignación en el Gobierno catalán, hasta el punto de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha dicho sentir "vergüenza" por este "ataque inaceptable".

En los carteles, que anuncian una manifestación para el 2 de febrero desde Urgencias del Hospital Parc Taulí hasta el Ayuntamiento de Sabadell (Barcelona) en apoyo de los trabajadores del centro y "por una sanidad pública, universal y de calidad, aparece una enfermera que propina una bofetada a Comín, bajo el lema "Basta de humillaciones a la sanidad pública. ¡Plantémosles cara!". La diputada de la CUP en el Parlament Anna Gabriel ha secundado los  carteles de Endavant retuiteando el cartel mientras que la también diputada Mireia Boya ha escrito: "Llamadme gandiana si queréis, pero a mí tampoco me gusta ver violencia. Ninguna".

La consejera de la Presidencia y portavoz del Govern, Neus Munté, ha reaccionado desde Twitter: "¡Ninguna banalización de la violencia! Siento vergüenza e indignación con el cartel de Endavant". Endavant, uno de los sectores de la CUP más reacios a colaborar con el Govern y que en los debates internos se opuso a apoyar los presupuestos para 2017, ha respondido con otro tuit: "Violencia es lo que lleváis haciendo con los recortes a la sanidad pública. No os vemos tan indignados con los pasillos llenos de enfermos".

Puigdemont ha terciado en la polémica también desde Twitter: "Qué vergüenza. Todo mi apoyo al conseller Comín ante este ataque inaceptable. Hacen un pésimo favor a la causa que dicen defender". Por su parte, Comín ha pedido en RAC1 que la CUP "retire el cartel" al considerar que "es un error, porque no se puede banalizar la violencia", y ha añadido: "En democracia, deberíamos desterrar el ataque no argumentado". Sin embargo también ha añadido: "No es nada representativo de la relación que tenemos con la CUP".

La vicepresidenta del Colegio de Enfermeras de Barcelona, Glòria Jodar, y la enfermera del Hospital Parc Taulí de Sabadell Susanna Campos han rechazado hoy el cartel. Jodar ha considerado que el cartel es "muy desafortunado" y ha asegurado que no tiene nada que ver con su colectivo, que "siempre hemos mantenido una actitud constructiva y dialogante con el conseller". "Se da por hecho que la imagen (del cartel) es de una enfermera porque aparece una mujer con bata blanca, pero en ningún caso se ha de relacionar con la profesión de enfermera", ha argumentado.

Diputados del Parlament de todos los grupos menos de la CUP se han desmarcado de los carteles. En la Comisión de Economía que este miércoles debate los Presupuestos 2017 y su ley de acompañamiento, los portavoces de JxSí, Cs, PSC, SíQueEsPot y el PP se han referido a la polémica y la han condenado. El diputado de Cs Jorge Soler ha subrayado que su grupo lamenta que se haya divulgado una fotografía en la que se agrede físicamente a Comín: "No lo aceptamos. En política discrepar es sano, pero nunca incitando a la violencia". Eva Granados (PSC) ha apuntado la necesidad de luchar por unos mejores presupuestos sanitarios pero no a través de acciones como las de Endavant, y ha ironizado sobre la falta de coherencia de la CUP, que "con una mano hace esta campaña y con la otra apoyará el presupuesto" del Govern.

Desde las filas de SíQueEsPot, Albano-Dante Fachin ha criticado la iniciativa, pero también "la profunda violencia estructural de las políticas sanitarias, que no salen en los carteles pero que cada día tienen un impacto directo en usuarios y trabajadores" sanitarios. Para el diputado del PP Santi Rodríguez, el cartel en el que se agrede a Comín es lamentable y ha pedido a la CUP que no facilite la aprobación de los Presupuestos 2017 si verdaderamente quiere luchar contra las políticas sanitarias del Govern. La diputada de JxSí Montserrat Candini ha trasladado el apoyo de su grupo a su compañero de filas Toni Comín, y ha sentenciado que no se puede permitir "el uso de la violencia como argumento para defender unas ideas".

En su turno de intervención, la diputada de la CUP Eulàlia Reguant no se ha referido al polémico cartel y se ha centrado en exponer las enmiendas de su grupo a la sección presupuestaria de Salud.

 

Más información