Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido el presunto autor del ‘hackeo’ de los datos de 5.500 ‘mossos’

La policía catalana arresta a dos personas en Barcelona y una tercera en Salamanca

El Twitter hackeado del sindicato de Mossos d'Esquadra.
El Twitter hackeado del sindicato de Mossos d'Esquadra.

Los Mossos d’Esquadra detuvieron este martes al presunto autor del hackeo al Sindicat dels Mossos d’Esquadra (SME), en mayo del año pasado. El hombre, de 31 años, que fue arrestado en Barcelona junto a su pareja, de 35, está acusado de haber entrado ilegalmente en el sistema del SME y obtener datos de 5.500 agentes, según fuentes del caso. Paralelamente, en Salamanca, la policía detuvo a una tercera persona, de 33 años, por difundir esos datos. El polémico ataque al SME fue reivindicado por un hacker, Phineas Fisher, reconocido por otras acciones contra empresas internacionales de ciberseguridad. Por ahora, no hay confirmación oficial de que el detenido sea el popular pirata informático.

La noticia saltó a primera hora de la mañana, cuando La Directa informó de la detención de un hombre en Salamanca y el registro en Barcelona. A las cuatro y media de la tarde, los Mossos d’Esquadra confirmaron el arresto de la pareja, que vive en la calle de Galileo en el barrio barcelonés de Sants. La policía catalana estuvo varias horas en el domicilio por orden del juzgado de instrucción número 33, que lleva el caso. El detenido en Salamanca quedó en libertad a la espera de que lo cite la juez, y la pareja seguía este martes en dependencias policiales. Los tres implicados son de origen español.

Los agentes se llevaron ordenadores, tablets y teléfonos de las casas. Ahora los analizarán en busca de pruebas del aparentemente sofisticado ataque al servidor y a la cuenta de Twitter del sindicato SME, y la posterior difusión de correos electrónicos, direcciones postales e incluso cuentas corrientes de los policías.

Phineas Fisher justificó el ataque basándose en diversos casos de mala praxis policial. Citó el 4-F, un enfrentamiento en 2006 entre la Guardia Urbana y varios activistas que acabó con agente tetrapléjico y con el suicido de una de las mujeres detenidas. Hacía relativamente poco que se había emitido en TV-3 un documental sobre el tema, Ciutat Morta. También aludió a Juan Andrés Benítez, el empresario que murió al ser reducido por los Mossos en el Raval, y a Ester Quintana, la mujer a la que la policía catalana mutiló un ojo fruto de un pelotazo de goma durante una manifestación.

El pirata informático, del que no se sabe si es una persona o, por el contrario, un grupo de activistas, reivindicó el ataque en castellano, en inglés y en catalán. En una entrevista con el diario Ara, aseguró que no era ni de Cataluña ni de España. “Policías más poderosos me buscan por delitos más grandes”, respondió a la pregunta de si tenía miedo de ser atrapado. Bajo el nombre de Phineas Fisher se ha reivindicado también el ataque a las multinacionales Gamma Group y Hacking Team, dedicadas a ciberseguridad.

“Phineas Fisher demostró tener unas capacidades muy refinadas. Me cuesta mucho creer que haya sido detenido”, aseguró a través de Twitter uno de los absueltos por el caso Anonymous al conocerse las detenciones. En la Red, el escepticismo ante la posibilidad de que se trate del conocido pirata informático era generalizado. "No me han detenido", respondió a través de un mail al Ara el supuesto pirata informático.

“Estas detenciones son una alegría”, aseguró el portavoz del SME, Toni Castejón, ante un “caso muy complicado”. Al cierre de esta edición, se desconocía cualquier detalle de los detenidos. Los arrestados hacen frente a los delitos de revelación de secretos, daños y falsificación de documentos mercantiles, que pueden sumar penas superiores a los 10 años de cárcel.